Asanas restaurativas

Hoy quiero hablaros de las Asanas restaurativas, de sus acciones y ajustes.
Además vamos a ver una secuencia súper sencilla para poner en acción y que tengáis la parte teórica y también la práctica.

Tenemos que conocer la teoría pero también la práctica para poder saborear completamente este tipo de posturas y extraer toda su sabiduría.

La magia de las restaurativas

Una manera casi mágica de acercarte a Asanas que ya conoces pero tratarlas con otra dimensión, otra perspectiva y punto de vista son las posturas restaurativas.

Pareciera que son más fáciles, pero el nivel de detalle en los ajustes determinan la calidad de las sensaciones. 

El ojo no experimentado las verá como simples posturas de descanso, pero al ejecutarlas te enseñan detalles de otras posturas que hasta ese momento no habías ni pensado. 

Se asemeja a algo que está parado, pero hay un continuo movimiento en pasividad.

Y en un momento, si te has leído algo sobre los Yoga Sutras II. 46 y 47 dirás: ¡Ah, era esto, ahora sé cómo hacerlo en las otras posturas!

No es broma, las Asanas restaurativas nos dan la pista de un lugar diferente por el que podemos transitar las demás posturas y nos aportan entendimiento y claridad.

Juega a las posturas restaurativas, con la intención puesta en el aprendizaje, y te llevarás una grata sorpresa al encontrar en ellas una profunda sabiduría.

Te propongo en el vídeo una secuencia de tan solo 4 posturas restaurativas para saborear los puntos anteriores.

Sin una sólida práctica de Asanas convencionales en la que el cuerpo se va haciendo a las posturas, estas restaurativas pueden resultarnos, a veces, incómodas. No te des por vencido y permanece un largo rato, pues esos espacios se irán abriendo. 

Recuerdo a un alumno hace tiempo que me decía que no acababa de cogerle el punto a las restaurativas: se aburría, le resultaba incómodo, se le hacía pesado…le dije que esperara, que cuando tuviera un poco más de práctica descubriría lo maravillosas que son estas posturas. Su madre, que estaba cerca, me dijo, ¿no debería ser al revés? Estas son más fáciles, ¿no es así?

A veces está bien explicar las cosas, pero está vez solo les dije que tuvieran paciencia, que un día les haría un clic y apreciaría la maravilla que son estas posturas.

A las pocas clases, Daniel, el alumno, vino emocionado contándome que ya lo tenía, que lo había notado, que había sido maravilloso y además ahora sabía qué tenía que ‘buscar’ en las otras posturas

Quizá estás de cansado y quieres estar un ratito conectado con tu interior. 

Quizá estás trabajando y necesitas ese bálsamo de retirarte un tiempo después de la jornada.

Quizá, solo quieres aprender algunos ajustes, el camino del corazón y la simplificación del ser interior. 

En cualquier caso, estas 4 posturas que vemos en el vídeo y en este orden que las hacemos, te ayudarán para aquello que deseas.


Entradas y secuencias relacionadas:

Si eres alumno del curso también puedes ver:


Te veo en el Curso 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *