Limpieza profunda y energía intensa


Esta es una de estas clases que envuelven al cuerpo y la mente.
Que detoxifican y dan energía.
Que se siente el efecto exterior e interior.
Os presento una clase con características externas, de movilidad, limpieza y energía. Con sentido entre lo activo y lo pasivo.
Y con características internas de silencio interior y contacto íntimo. El sentido y la senda que nos lleva a la naturaleza de la mente.

Deseo de corazón que practiques conmigo esta clase, que me acompañes en esta senda de energía, movilidad, limpieza y que, incluso, nos va a arrancar una gran sonrisa hacia el final de la clase.
¿Por que? ¡Tendrás que descubrirlo por ti mismo!
Debajo del vídeo te cuento más.


Esta clase es la Lección 48 del Curso de Yoga pero por sus características la podréis hacer aunque no tengáis mucha práctica. Veréis que es intensa, pero a la vez el ritmo es ligero.


Un efecto íntimo

Una de las maravillas del Yoga es su capacidad para tocar todas las envolturas y facetas que tenemos. A veces se queda más en lo externo, a veces en lo interno. Unas clases las notamos más energéticas mientras que otras nos calman.

Para mi lo más importante, como he dicho muchas veces, es que se quede ese ‘sabor de Yoga’. Ahí, hay un profundo silencio interior. Una comprensión de lo que somos. Un efecto íntimo intenso, en el que podemos reconocer la verdad de lo que somos.

Siempre busco hacer clases que tengan sentido en lo externo. Por eso vamos de unas potentes pero sencillas torsiones con Parsva Svastikasana a la apertura de espacios en Utkatasana.

Que tengan sentido en lo interno. Que tengan sentido en la comunicación de ese efecto íntimo y que notemos que somos la capa externa pero aún más la interna. Que nos ponga contra las cuerdas de la carcasa exterior como camino amigable de la funda interior. Por eso entraremos a Parivrtta Utkatasana y Parsvakonasana.

Y que, al llegar a Uttanasana y Savasana notemos ese abrazo de lo de fuera y lo de dentro. Ese momento, en el que no hay separación entre ambos. Que no hay separación entre nada de lo que te rodea.

Dinamismo y pasividad pueden darse la mano para entender que, el camino medio, es la vía del equilibrio y la visión clara.

¡Permanece ahí, oh Sadhaka, brillando en las puertas de la gloria más íntima!


¡Te veo en la Sala de Práctica!


curso de yoga online

Comentarios (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *