¿Cómo ajustar la pierna de atrás en Utthita Trikonasana?

Siempre decimos que las Asanas de pie nos dan soporte, consciencia, flexibilidad y libertad de movimientos y Utthita Trikonasana es el paradigma de esta afirmación.

No obstante, al hacer una inclinación en el Asana, se compromete el reparto de pesos entre las piernas, la longitud del costado que baja y el equilibrio en el plano horizontal.

Durante la práctica, es vital mantener la sensación de soporte en la pierna trasera. Esta tiene una dirección diagonal ascendente, un empuje atrás y un movimiento interno de sostén que, como vemos en el vídeo, podemos experimentar solos o con la ayuda de un cinturón.

Además, un buen ajuste permite que el practicante mantenga una línea de energía desde el talón trasero hasta la cadera, lo cual es esencial para la correcta ejecución de Utthita Trikonasana.

También es clave no tensar excesivamente el abdomen ni el rostro, sino hacer la postura con Savasana en el cerebro. El objetivo es sentir un soporte firme pero equilibrado, que nos permita alargar el tronco y mantener la postura de manera cómoda y segura.

También podemos trabajar con el pie de atrás tocando o a apoyado en una pared como vemos en la Lección 4 en la que incluso utilizamos una silla para ejecutarla poco a poco y comprender bien cada acción y ajuste de la postura.

Os dejo una foto para que podáis ver ese trabajo que tanto nos ayuda.

Aunque en el vídeo que presento hoy lo hacemos sin la pared, esta nos puede ‘devolver’ en su empuje la sensación necesaria para acometer esta acción en diagonal ascendente que tanta estabilidad nos proporciona.

Te animo a que lo pruebes de ambas formas y verás que tu Uthita Trikonasana cambiará completamente.

Ah, eso sí, quizá notas que bajas menos de lo que lo sueles hacer y es que, en ocasiones, al ajustar la postura desde la base, ya no nos podemos escapar de los mecanismos compenstorios del cuerpo y nos exigirá que bajemos lo que realmente nos permitan la pierna y el costado que baja. Por eso te recomiendo el uso de la silla, tal como se ve en la foto.

Baja, apóyate en la silla y, si estás cómodo, continúa con la mano hacia tu tibia, tobillo o incluso el suelo.

Te dejo a continuación unos vídeos para profundizar en el ajuste de los pies y algún típico dolor en la rodilla en la postura.


Entradas en abierto relacionadas:

Si formas parte de la Escuela también puedes disfrutar de:


⇣ Te veo en la Sala de Práctica 

¡Accede gratis a 2 clases del Curso de Yoga!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *