Savasana II:
Magia para lo mecánico y lo energético


Hace unos días un buen amigo estaba con un terrible dolor de cabeza, malestar general, se sentía cansado, fatigado…ninguna enfermedad, solo de estos días que no estás fino, ¿sabes?
Le vi muy hecho polvo, la verdad, pero tenía una idea clara de lo que le iba a venir bien y a cambiarle el estado general de una manera rápida y efectiva: SAVASANA II.

Una cosa interesante: le dije ‘hazla 10 minutos o hasta que te encuentres mejor’.
Estuvo 25 minutos, y se levantó completamente renovado.

Savasana II, guía completa

Savasana II es una postura que te puede salvar la vida. No exagero, hablo totalmente en serio.

Su interesante disposición nos dan la posibilidad de que un sinfin de elementos entren en juego y nos transformen.

Gran ayuda para la respiración y el Pranayama

Dado que el pecho tiene una elevación con respecto a la pelvis y, muy importante, la espalda cae un poquito por los lados, el flujo respiratorio se produce con una tremenda facilidad y efectividad. Además, esa disposición de las mantas también permite que el ajuste correcto de la cintura escapular se haga muy fácil de ajustar. Esto, a su vez, mejora aún más la respiración.

Aunque no es el soporte clásico de Pranayama que deja caer más la espalda por los lados como vemos en la Lección #16, nos ayuda mucho a este respecto y podemos hacer Ujjayi I (observación de la respiración tumbados) con gran sencillez.

Un gran descanso para la musculatura del suelo de la pelvis

De nuevo el material nos brinda una disposición interesantísima de la pelvis que, sumada a ese caer de las piernas en el suelo, en cuanto entras en la postura, observas con claridad cómo toda la pelvis y lo que contiene, se afloja, se calma, se relaja y queda en una profunda paz.

Tendemos a entender las posturas en clave de tonicidad, fuerza y estiramiento. Pero nuestra musculatura necesita descanso profundo, relax que quita nudos, deshace tensiones y renueva el flujo sanguíneo. En Savasana II esta pelvis nuestra tiene la posibilidad de un abandono completo.

A su vez, veremos que la misma pasividad llega al vientre, zona que en muchas ocasiones tiene tensiones derivadas de miedos, situaciones de estrés y esa lista larga de cosas que a veces guardamos ahí.
Por lo tanto, el descanso de las piernas en su caer al suelo y la comunicación de pelvis y vientre, deja que este último se aplane, caiga en dirección al suelo y se produzca el efecto de gran abandono.

Interiorización profunda

La correcta colocación de la altura de la cabeza es clave a este respecto. Verás ocmo ene l vídeo señalo 3 firmas de colocar las mantas de la cabeza para estar correctamente colocados a fin de que llegue la comodidad y la interiorización.

Cuando la cabeza está bien situada, la piel del rostro cae, literalmente, hacia el pecho. Fíjate que la piel de la cara tiene un doble abandono: uno hacia los lados, otro hacia abajo, hacia el pecho.

Esto, a su vez, permite que la raíz de las mandívulas se afloje, lo que calma el oido interno y la cavidad ocular. En ese momento, el cerebro, completamente pasivo, cae en dirección al suelo y nos lleva a un estado de calma e interiorización profunda. Muy profunda.

Cuando observas la postura en su conjunto, cayendo al suelo con gran pasividad por la ayuda del soporte, hay algo que baja, la musculatura se afloja, se queda pasiva. Y algo que sube: el campo energético, en la liberación del cuerpo físico, asciende con una claridad que no da pie a la imaginación.

¿Un bálsamo para el dolor lumbar?

En algunos casos, no en todos, puede mejorar una lumbar dolorosa.
Si dudas, no lo hagas. Si no sabes a qué obedece tu dolor lumbar, es mejor que no practiques Savasana II a tal efecto. Pero si sabes que tu dolor proviene de una cifosis lumbar (en la lumbar no debería darse una cifosis), o una profunda tensión muscular en esa zona, esta postura puede aliviar tu agotada espalda baja.

Fíjate que en muchos casos, al contrario, necesitaremos de poner algo bajo las rodillas para que no se acentúe la curva en exceso pues hay a quién es eso precisamente lo que les causa dolor. Por eso insisto en que, aunque puede ser un bálsamos para muchos, a otros les puede resultar incómoda para la zona. Por lo tanto explico en el vídeo dos formas de hacerla por si sientes precisamente molestias en la parte baja de la espalda y cómo ajustar para no aumentar en exceso la lordosis. No obstante, incluso en estos casos, y aunque Savasana II puede hacerse de manera aislada como indico en el vídeo, esta postura debe ser siempre parte de una práctica general equilibrada.

Otras formas de hacer Savasana II

Os confieso una cosa: cada vez que le pongo a un alumno peso en Savasana II la primera vez, me preguntan invariablemente: ¿para qué es eso?
Siempre les digo lo mismo: luego me lo dices tú.
No lo hago para hacerme el gracioso. Lo digo porque en seguida te das cuenta de lo que hace el peso en tu ayuda.

Así que en vez de explicar y contar las maravillas del peso, para qué sirve, qué efectos tiene y en qué casos ponerlo o no ponerlo, os dejo experimentar para que seáis vosotros los que contestéis a esa pequeña duda.

La cantidad de peso, tiempos y qué poner, lo explico en la Lección #23.

Savasana II con peso en las piernas

Savasana II con peso en frente y piernas

Conclusiones finales

Como ves, Savasana II interviene en las distintas partes y elementos del cuerpo físico y energético:
Va de lo mecánico a lo energético.
De lo más simple a lo más sutil.
De la piel al corazón.

Esta fantástica manera de hacer Savasana y la utilización de los soportes se la debemos al maestro B. K. S Iyengar. Gran maestro, me postro ante tí en señal de respeto.

Beneficios de Savasana II

  • Induce a la calma y la auto observación.
  • Expande el diafragma y facilita la respiración y el Pranayama.
  • Permite una pasividad completa de los órganos internos en pelvis y vientre.
  • Favorece un completo descanso de cuerpo pero también de los procesos mentales.

Otras ideas para respirar mejor, la calma, la interiorización y el abandono:


⇣ Te veo en el Curso 

sala de práctica de Yoga online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.