Vemos qué son las tracciones, cómo se hacen
en Yoga y cuáles son sus beneficios



Tracciones: fuente de libertad estructural

Las tracciones es una de estas cosas que cuando las descubrimos pensamos que nos las deberían enseñar en el colegio y que, ni siquiera en muchas escuelas de Yoga, se habla lo suficiente de ellas.

A nivel mecánico hacer una tracción es bastante sencillo: sujetas de un sitio y tiras del otro, muy simple. Luego hablaremos más de su mecánica, pero básicamente se trata de mover, desde un punto que permanece estable, una estructura determinada.

A nivel terapéutico las tracciones abren espacios articulares, mueven y estiran, pero también son una gran fuente de pasividad si las aplicamos bien. Podríamos hacer un libro de texto con los beneficios de las tracciones en Yoga pero quiero mencionar los que, a mi modo de ver, engloban a los demás.

Con las tracciones conseguimos 3 claves importantes:

  • Liberación articular
  • Corrección estructural
  • Soltar adherencias y tensiones viscerales

Cómo hacer tracciones en Yoga

A la hora de ver en detalle cómo conseguimos todo esto quiero mencionar que podemos hacerlas asistidas, es decir, que una o varias personas ayudan a una persona fijando unos puntos y moviendo otros (muy efectivas para escoliosis, hernias discales…).
Y podemos también hacerlas nosotros mismos fijando un punto con la ayuda de el suelo, una pared o algún elemento externo y, a partir de ahí, mover nuestra estructura en dirección contraria.

En este vídeo, que es parte del Módulo para el dolor lumbar, vemos una sencilla tracción lumbar que haremos nosotros mismos con la ayuda de un cinturón y una silla.

Lo que hacemos es poner en marcha una tracción con un cinturón que pasamos por nuestras ingles frontales y que llevamos a la silla en la que tenemos apoyadas las tibias y hemos marcado un ángulo de 90º.

La mecánica es tan sencilla como lo que he mencionado hace un momento pero, para entender bien lo que estamos haciendo, quiero hablar primero de 3 elementos importantes que cuando los entendemos todo cambia.

Punto fijo, punto móvil, punto pasivo

Estos tres elementos se dan en todas las posturas de Yoga y entenderlo te abre a un mundo de comprensión y claridad muy amplio. Hoy quiero tocarlo pero solo a nivel de las tracciones, para entender la mecánica.

Tenemos 3 aspectos dentro de una tracción:

  • Punto fijo
  • Punto móvil
  • Punto pasivo

Cómo hacer tracciones en Yoga

Punto fijo
El punto fijo se refiere a la parte del cuerpo, de la estructura que no vamos a mover, sino que será desde donde movamos la estructura. A partir de él hacemos la tracción. Inmovilizamos una parte o partes para mover las demás.

Punto Móvil
Apoyándonos en el punto que hemos fijado realizamos una acción de movimiento a partir de la cual abrimos el espacio articular. Lo haremos con más o menos potencia según el efecto que queramos conseguir y el estado de la persona y de su patología, si es que la hay.

Punto Pasivo
Cuando se han dado los puntos anteriores, uno inmóvil y otro móvil, visceralmente debemos estar pasivos, dejando que lo orgánico se expanda. Muchas veces hay tensiones viscerales producidas por estrés u otras causas que pueden tener asociadas patologías estructurales.

Dejando el tiempo suficiente para que ante un estiramiento por tracción vaya liberando la musculatura, las vísceras y las fascias, estas tensiones y adherencias en los órganos internos irán desapareciendo y con ellas sus patologías asociadas.

Vamos a ver como actúan estos tres elementos.

Los tres niveles de beneficios

Antes hemos dicho que las tracciones actúan en: 
1) la liberación articular 
2) la corrección estructural 
3) como una ayuda para soltar adherencias y tensiones

Es decir, una tracción lumbar como la que vemos en el vídeo, está actuando a nivel mecánico en la estructura de la columna y si hay dolor en la espalda por mecánica (hernias, pinzamientos, estenosis) podremos crear espacio entre las vértebras.

Incluso con tracciones tan sencillas como las que vemos en las fotos podemos estirar muy bien la musculatura de la espalda y librarnos de un dolor puntual por algún pequeño espasmo o contractura muscular. Sí, puede parecer poco quizá, pero cuando lo haces y lo pruebas notas sus efectos rápidamente.

Pero si el dolor de espalda está asociado a tensiones en el vientre-abdomen, la pasividad que creamos con la tracción y el estiramiento de esas zonas, podrán también liberar ese dolor asociado.

Además, ante una escoliosis, por ejemplo, podríamos ayudar a la corrección estructural en los niveles mecánico y visceral.

Necesitamos buscar, para su máxima efectividad, que los tres elementos estén presentes. Esa es la manera o camino por el que una tracción alcanzará su máximo efecto.

Cómo siempre lo mejor es probar lo que estamos diciendo y os invito a hacer lo que indico en el vídeo para que puedas comprobarlo. Debemos quedarnos al menos 4 o 5 minutos para notar sus efectos y, como ya digo en las imágenes, al volver, hacerlo muy despacito para que las estructuras abiertas y ampliadas vuelvan a su forma de manera pausada.


Más ideas para entender las tracciones

Aquí tenéis otras ideas para entender como funcionan los puntos fijo, móvil y pasivo:
Yoga para renovar la energía interior

Si eres alumno del Curso puedes ver las siguientes clases relacionadas:
Tracciones Parte I
Tracciones Parte II
Tracciones Parte III
Rutina de práctica: puntos fijo y móvil


¡Si quieres seguir aprendiendo te veo en el Curso!

Clases guiadas paso a paso, sesiones en directo con la comunidad y todo lo necesario para aprender Yoga desde la base.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *