Vemos cómo podemos empezar a practicar Yoga
de una forma sencilla, clara y muy efectiva


Dos maneras de comenzar la práctica del Yoga

Es interesante la variedad de opciones que tenemos para comenzar a practicar y cómo podemos empezar a despertar el cuerpo al nivel del Yoga.

Si en cualquier actividad es clave que vayamos poco a poco, aprendamos las bases y principios y demos tiempo al cuerpo a que se adapte a la nueva actividad, en el Yoga, además, podemos aprovechar ese inicio para que la inteligencia del cuerpo vaya adquiriendo destellos que, más tarde, se traducirán por poder ejecutar Asanas más difíciles con una comprensión de sus elementos clave que ya tendremos integrados en nosotros.

Hay dos formas sencillas con las que podemos comenzar a hacer Yoga.
Por un lado, y si vamos a un centro e Yoga lo haremos así, se puede empezar con Asanas sencillas, movimientos clave y ajustes básicos para que el alumno aprenda algunas de las posturas que serán los cimientos para una práctica sólida.

En la Lección #1 del curso de Yoga empezamos así. De una manera ortodooxa aprendemos cómo se trabaja con los pies, sus tres puntos de apoyo y la apertura de su estructura. También vemos cómo se giran las piernas, desde las caderas, alineando muy bien y aprendiendo cómo subir las rótulas para proteger las rodillas. Además, un intenso trabajo de brazos y de línea posterior y, aprendido todo eso, hacemos algunas posturas de pie en las que mezclamos todos los elementos.

Una clase así es perfecta para introducir a alguien que nunca ha hecho Yoga para que pueda comenzar de una forma segura, sólida y estable. Pero hay otra manera muy interesante también.

Con el tiempo he visto a mucha gente que, si bien físicamente se podía enfrentar a este tipo de clase como la Lección #1 sin problemas, notaba que les vendría bien, por su estructura, higiene postural, trabajo y otros factores, hacer alguna clases de ‘despertar’, antes de esa primera lección.

Algo muy amigable, claro y sencillo, pero a la vez útil y eficaz como puerta de entrada a una práctica completa.

Es decir, no obedece a que no se pueda hacer esa Lección #1, sino que podemos hacer algunas cosas interesantes previamente para:

  • Despertar el cuerpo a nivel del Yoga
  • Movilizar estructuras soltando rigidez y tensión acumulada
  • Comprender elementos básicos de forma intuitiva

¿Cuál sería la diferencia?
En la primera opción explicamos detalles, desafiamos las estructuras y despertamos la inteligencia.
En la segunda hay menos mente y decidimos soltar el cuerpo sin tantos detalles pero con instrucciones sutiles que integran de una forma natural las acciones clave.

Insisto, las dos formas son buenas, es simplemente que esta segunda manera de hacerlo le viene bien a muchos practicantes debutantes.

Rompiendo la primera barrera

Con esto en mente preparé un itinerario de principiantes con el que presentaba el curso de Yoga. Este itinerario es a base de 8 rutinas sencillas que había hecho como parte de otros apartados del curso y que, juntas, integraban eso que pienso que viene bien para comenzar la práctica de Yoga.

No obstante, quería hacer algo específico, algo concreto y enfocado directamente a ese ‘despertar del cuerpo al nivel del Yoga’ que comentábamos antes.

Así que, con el objetivo de romper esa primera barrera cuando nos acercamos al Yoga, hoy vemos una secuencia sencilla para adentrarnos en la práctica.

Mi intención con esta primera clase es:

  • Movilizar las caderas y pelvis
  • Despertar la comprensión de la cintura escapular
  • Activar los brazos en su estiramiento inteligente
  • Adentrarnos en el estiramiento de las piernas
  • Adentrarnos en el descanso consciente

Y todo ello en menos de una hora, ¡ese es el reto!

Esta secuencia se basa en la primera clase del Programa de Principiantes del curso en la que están los tiempos, detalles e instrucciones de cada postura.


Yoga para cuando nunca has hecho Yoga


Svastikasana

Parsva Svastikasana


Bidalasana


Brazos de Mayurasana

Círculos con caderas

Urdhva Prasarita Padasana con manta

Preparativa a Virabhadrasana II

Preparativa a Virabhadrasana I

Adho Mukha Svanasana con ladrillo, piernas flexionadas

Adho Mukha Svanasana con ladrillo, de puntillas

Preparativa a Parsvottanasana

Parighasana muy alto

Adho Mukha Svanasana con ladrillo

Dwi Pada Supta Pavanamuktasana

1/2 Jathara Parivartanasana 

Savasana manta corvas

 


Instrucciones precisas

Sobre todo en las primeras clases es importante que las instrucciones sean claras, sencillas y precisas a la vez. También que los tiempos de permanencia sean muy concretos así cómo las repeticiones en las movilizaciones. Practicando así, es seguro que nuestra estructura se beneficiará de una introducción al Yoga sutil pero potente a la vez. Sencillez y claridad son la clave para que el cuerpo integre cada acción de una manera natural.
En la clase tienes el vídeo completo y un audio extra con la explicación y el análisis de la secuencia.

Conclusiones finales

Podemos cubrir una gran extensión de la práctica sin renunciar a la movilización, a la acción y a la integración de elementos clave con una clase muy básica pero que nos deja con la sensación de querer saber más, de querer practicar más, de querer profundizar más en el descubrimiento de nuestro cuerpo al nivel del Yoga.


⇣¡Te veo en la Sala de Práctica!⇣


sala de práctica de Yoga online

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.