Un asunto de Amor


Puedes escuchar el episodio con el reproductor de arriba o verlo en el siguiente vídeo.


 

Bienvenidos a CállateyhazYoga el Podcast en el que hablamos de Yoga: de la práctica, la teoría, las escuelas, los maestros, las posturas, los libros y toda lo relacionado con esta maravillosa práctica.  Soy Jorge Caballero, un practicante de Yoga, que también imparte clases desde hace tiempo. 

Hoy vamos a hablar de lo que se esconde tras la práctica de Yoga, que es un asunto de amor.

Pero antes recordaros que visitéis el Curso de Yoga para gente Normal para aprender Yoga en casa en el que por 20€ al mes y sin permanencias tienes acceso a más de 300 horas de clases de Yoga en vídeo con este material:

  • Lecciones
  • Rutinas
  • Posturas en detalle
  • Clases en directo
  • Módulos terapéuticos
  • Quedadas formativas con expertos
  • Quedadas con la comunidad de Yogis y Yoginis normales
  • Podcast privado
  • Proyecto Sadhaka (Yoga y desarrollo personal)

Un asunto de amor

En todas las áreas de la vida hay quienes se dedican a simplificar sus entramados. Tratan de sacar su esencia, pues es lo que realmente esconde la magia de la materia en cuestión.

Buscar la esencia no es un mero ejercicio de simplicidad, sino un ejercicio de quitar lo que sobra para poder ver lo que realmente importa.

Cada materia está envuelta en varios factores: los culturales, los propios de la materia, las diferentes escuelas dentro de esa materia y los diferentes profesores y alumnos.

Y lo que sucede con esto es que se van creando dualidades que van apartándonos más y más de la esencia. 

Escuelas y linajes

Un buen ejemplo lo vemos en las escuelas de Budismo o de Yoga. Cada una con sus protocolos, actitudes, e incluso maneras de vestir o estudiar.
Nada tiene de malo, al contrario, podemos aprender muchas cosas de todos esos entresijos.

Pero debemos tener claro el foco: la esencia de la enseñanza.

El Yoga tiene tras de sí una auténtica miríada de arquetipos y conceptos. Escuelas y linajes. Líneas de pensamiento y maestros. Pero la esencia es el ser interior.

Podemos nutrirnos con aquello que necesitamos en un momento u otro de nuestro camino, del viaje de la vida. Y un maestro o escuela puede ayudarnos en este fin. Pero creo que debemos hacernos constantemente una pregunta, ¿que se esconde tras la práctica? 

Tecnicismos y esencia

Ese debe ser nuestro foco principal. No la escuela, no el protocolo de entrada a una postura, ni siquiera el respeto al maestro que no permite muchas veces que pensemos por nosotros mismos. Nada de eso es más importante que la esencia, lo que se esconde tras la práctica. Es lo único valioso que nos vamos a llevar cuando terminemos este viaje.

Por otro lado creo que es importante tener en cuenta cuál es nuestro interés en la práctica. Hablo ahora de nosotros mismos, de cuál es nuestro propio foco.

A menudo, como en muchas cosas de la vida, nos centramos en los tecnicismos olvidando la esencia.

En el Yoga debe haber un delicado equilibrio pues los ajustes y alineaciones mecánicas son importantes ya que nos dan, también, acceso a lo sutil.

Pero a veces, lo que parece que va a ser la gran entrada a lo profundo, nos hace perder de vista el propio viaje que el Yoga nos regala.

Como alumnos y profesores

Como alumnos o profesores vivimos entre lo físico y lo no físico, entre lo sutil y la forma, entre los ajustes y el disfrute.

Como alumnos o profesores tenemos normas, acciones que cumplir, palabras que decir o no decir. Movimientos que hacer o no hacer. Y a veces perdemos el foco. Se nos escapa lo importante. 

El Yoga es el impacto vibratorio del cuerpo externo sobre el cuerpo interno

Lo anatómico se debe dar.

Las posturas tienen que estar bien ejecutadas.

La alineación, el dinamismo, la estática o la fluidez deben equilibrarse. 

Debemos estar, en un chasquido de dedos, equilibrando las tres gunas, las fases de las posturas, lo mecánico, lo articular y lo orgánico.

Sin olvidar que lo físico es el soporte de lo emocional.

Pero debemos romper las barreras que nos mantienen aprisionados en los conceptos. Liberarnos de las garras de las formas fijas que nos nos dejan avanzar. Debemos pensar por nosotros mismos. Debemos analizar por nosotros mismos. 

Olvidarnos del profesor, de la escuela y de todo lo que no sea aquello que me lleva hacia dentro.
O aquello que lleva hacia dentro a mis alumnos si soy profesor.

Desnudos: sin límites ni reglas

Nacimos desnudos, indicándonos que no había reglas.

Hay una serie de preguntas interesantes que puedo hacerme para equilibrar todo esto.

Como profesor puedo preguntarme, ¿que palabra o instrucción decir para llevar el conocimiento de lo no físico desde lo físico? Probaré lo que sea necesario.

Como alumno, ¿que mensaje llevar en mi interior al practicar? El que sea amable y directo, preciso y cariñoso por igual.

¿Que secuencia haré? La que me lleve hacia dentro desde lo de fuera.

¿Que escuela seguiré? Solo la que me de conocimiento y libertad.

El problema es que, al tomar una clase, creemos que vamos a hacer Yoga, creemos que tenemos que hacer algo, y ese hacer algo nos limita y conceptualiza nuestra experiencia vibratoria.

La estática debe ser tan dinámica como el movimiento. 

Las palabras y el mensaje deben estar incluidos en el viaje que le damos al cuerpo.

Los conceptos, tan desechados como concretas nuestras acciones. 

Solo la vibración interior

Y que al final quede la vibración, el espacio ilimitado y pegado a nuestro ser que es lo que hay entre el corazón y la piel.

Da igual que hagamos Yoga o que hagamos vida, necesitamos recoger la experiencia vibratoria que nos regala el recordar la libertad, y no los límites

El quitarnos el peso.
El despojarnos de preguntas y conceptos.
El ponernos en acción. Probar cosas nuevas. Hacer caso a los maestros pero probarlo en nosotros.
Ver si funciona.
Aplicar y testar.

Es una actitud de Yoga, pero también es una actitud de vida.

Si estamos en la queja no estamos ni en el Yoga ni en la Vida. 

Si estamos en los límites no estamos ni en el Yoga ni en la vida. 

Igual que si estamos en una escuela, en un maestro, en un lugar o en una dinámica

Y vuelvo a hacerme algunas preguntas:

¿Que nos impide disfrutar de la experiencia de vivir, más que nosotros mismos? 

¿Que nos impide disfrutar de la experiencia de vivir, más que actuar con miedo?

¿Que nos impide disfrutar de la experiencia de vivir, más que abrazar los límites de nuestra propia personalidad auto impuesta?

La reflexión, el análisis y el foco nos permiten liberarnos y no caer en barreras de ningún tipo.

No hay nadie que pueda guiarnos, pues en cuanto alguien quiera guiarnos, pierde el poder de ser una guía.

No hay nada que pueda guiarnos más que el buen corazón, pues nuestras historias convergentes superan incluso nuestra comprensión consciente.

El viaje del Yoga y la vida

Podemos practicar Yoga y Vida, abstrayéndonos de impulsos externos, y liberándonos de límites internos

Y así, podremos disfrutar de nuestra práctica, que solo debe alimentar la vida.

Y disfrutar la vida, que solo debe alimentar el Alma. 

Esta es la verdadera unión que no juzga, no odia, no limita, sino que integra, analiza y deja un dulce poso de luz de cuanto nos encontramos en el viaje.

No puede haber límites ni limitaciones en nuestra experiencia de Yoga ni de vida.

En la búsqueda de la luz no puede haber oscuridad, tan solo el amor, que permite el próximo paso a la mejora personal

En las películas suelen decir la frase: todo es un asunto de negocios.

Creo que, realmente, todo es un asunto de desarrollo personal y de amor


Deseo que me sigas acompañando en este pequeño y humilde viaje de Yoga y que podamos seguir aprendiendo todos juntos porque al final ese es el objetivo del Yoga y de la vida.


Espero que tengas más salud

Que estés cerca de las personas que amas

Que te sientes seguro y en paz


Te veo en el Curso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *