Paradigmas: los filtros de pensamiento desde los cuales comienzan nuestras ideas.


Hola Sadhakas, qué tal.❤️

Hoy os comparto uno de los podcast privados que tienen los alumnos del Curso de Yoga que suelen ser más íntimos y directos. Ojalá os guste.

Aclarando nuestra perspectiva

Creo que lo más importante son los paradigmas.

Hemos hablado muchas ocasiones de esto: en Samadhi, en algunos directos, pero creo que de verdad al final lo más importante es el paradigma. El punto de inicio desde el cual comenzamos todo nuestro proceso de pensamiento.

El paradigma es dónde empieza el filtro. Estar atento a qué paradigma, desde qué inicio comienza mi pensamiento o comienzan mis ideas es lo más importante.

Más que la reflexión por la reflexión sobre un tema, deberíamos reflexionar sobre un tema pero en base nuestro nuestra idea preconcebida a nuestro punto de inicio a nuestro paradigma, ya que si no reflexionamos sobre ese paradigma posible que nuestra visión se vea muy influenciada por una u otra cosa. 

Nos pasa todos que cuando tratamos un tema, leemos de un área, o incluso nos formamos sobre algo, se crea un paradigma desde el cual empezamos a filtrarlo todo.

No porque sea mejor o peor lo que nos ha enseñado, sino porque ‘es lo que nos han enseñado’. Y a veces uno no profundiza más allá de ese tema y todo lo empezamos a ver con estos ojos, desde ese primer paradigma que hemos creado.

Muchas veces me dice alguien: he hecho una clase tuya y me ha encantado y me he sentido muy bien pero como me habían enseñado que no nos tenemos que poner de pie y luego sentarnos, o luego tumbarnos, sino que había que hacer las posturas que son de pie, luego las de torsión o sentados…y claro en la pregunta está la solución. 

La pregunta se contesta sola: es su paradigma el que habla y no entiende qué ha pasado en base a ese filtro.

“Esto me ha sentado fantástico me ha sentado bien, pero como me habían enseñado otra cosa entonces explícame qué ha pasado”.
Quizá el paradigma sobre el que estás fundamentando algo no es tan efectivo, nada más. 

Por eso digo que al final los paradigmas, los puntos de inicio desde los cuales empezamos a filtrar las ideas es lo más importante.

En este caso lo importante no es mi secuencia, lo importante no es lo otro que te han enseñado, sino el filtro que le ponga las dos cosas para para comenzar. 

¿Dónde está el conocimiento?

En las escuelas de Yoga está el conocimiento que nos da las bases y aquello que nos da las claves, pero luego hay mucho de conocimiento empírico, de conocimiento práctico, lo ortodoxo, y está muy bien.

Pero en muchas ocasiones lo práctico y lo empírico también es necesario.

Recuerdo, por poner otro ejemplo, que estuve muchísimos años leyendo Dharma, solo los grandes clásicos y los grandes maestros del Budismo y del Yoga. Solo había eso.

Por una serie de circunstancias que apremiaban de manera natural a que el acceso a otro conocimiento era necesario empezaron a caer en mis manos charlas, libros y otro material de maestros como Wayne Dyer, el mismísimo Anthony de Mello, Lousie Hay, Brian Weiss…

Recuerdo una librería enorme y especializada en Yoga y Budismo a la que iba a comprar en la que tenía una sección como de libros comerciales, esa en la que vas y casi que ni miras.

En mi andadura sobre estos nuevos autores y sobre el conocimiento yo veía que ahí como que algo resonaba. En esa búsqueda cae en mis manos un título y voy directo a ella a buscarlo.

Era un libro de Neal Donald Walchs llamado: conversaciones con Dios.

Recorrí las sesiones como Vedanta, Budismo, Yoga, espiritualidad…y no encontraba el libro, ¡no estaba!

Pregunté a una de las amables asistentes y me señaló precisamente esa sección más comercial indicándome que estaba ahí. Eran los libros ‘menores’, los libros perdidos.

En ese momento pensé que me estaba metiendo en un mundo más comercial pero algo resonaba a verdad. Así que me propuse leerme unos cuantos de esos textos sin juzgar previamente.

Sin juicios se aprende más

En las grande escrituras se puede decir que está todo lo que necesita un ser humano para vivir y entender la vida. 

El budismo, se dice, que tiene más textos escritos que ninguna otra corriente de pensamiento. ¡Ahí está todo! El libro tibetano de los muertos, el Lamrim…

En el Yoga pasa algo similar, en sus escritos como la Bhagavad Gita, los Yoga Sutras de Patanjali, el Hatha Yoga Pradipika…

Estos libros nos han todas las claves para la vida y la muerte. Para la vida y el vivir y la muerte y el morir. Está todo, y parece que con ese paradigma es suficiente.

Pero me dije de no juzgar esos textos más comerciales y ver qué había en ellos.

Ahí no estaba tan el conocimiento tan ortodoxo, el conocimiento tan profundo, o tan de base del ser humano. Del origen del Samsara.

Pero si encontré conocimiento empírico, conocimiento práctico. Un conocimiento que sirve para el mundo fenoménico.

Como dice Swami SIvananda en su libro ‘caminos seguros para el éxito en la vida y la realización de Dios’, todo es una superposición de Brahma.

Pero es real también que el mundo del Samsara, el mundo fenoménico tiene sus claves. Por eso el mismo Sivananda escribió tanto sobre ello y le interesaba cómo desenvolverse en este mundo fenoménico. Hablaba incluso de cómo ser un buen conferenciante.

Rompiendo ideas aparecen otras nuevas

En estos autores encontré otro paradigma del que os hablo en el audio más en profundidad.

Quizás a mí me sirvió y otra persona tiene todo eso aprendido con las escrituras clásicas.

Es posible porque ahí está todo realmente ahí está todo, pero a mí me tuvo que llegar de otro lugar, y fue lo que me sirvió para darme cuenta de que en este mundo práctico hay muchas cosas que podemos hacer para estar mejor.

Mi paradigma era el de: en la palabra de Buda está todo.  En la palabra de Krsna está todo. ¿Quién hay por encima de ellos?

No por encima. Ni por debajo. Tan solo que hay seres humanos que han descubierto claves para vivir en el mundo del día a día.

Así que hay otros paradigmas, otros filtros y otras maneras de ver las cosas.
Al final hay palabras que entran en el tejido profundo del vivir: de los grandes maestros, pero también de nuestros contemporáneos.

Krsna y sus conversaciones con Arjuna nos hacen avanzar, pero creo que nuestros contemporáneos merecen la escucha y la atención. Gente que está caminando nuestros pasos, en nuestra época.

Aunque el mundo fenoménico no sea del todo real, nos han dado la materia para transformarnos y conocer las reglas nos ayudan mucho.

El valor de nuestros contemporáneos

¿Con qué filtro o paradigma comienza mi pensamiento? Si identificamos ese filtro es muy posible que avancemos sin encorsetarnos en ideas fijas.

La meditación nos ayuda a limpiar el cristal del objetivo con el que miramos y nos da un punto bien enfocado. Nos abre un espacio de claridad. La naturaleza de la mente a partir de la cual podemos empezar a ver las cosas, como decía el maestro Zen Sunryu Suzuki ‘las cosas tal como es’. 

La meditación, si estamos atentos, nos abre ese espacio para quitarnos los filtros y ver la realidad.

No nos atemos a paradigmas solo porque nos lo han enseñado. No digo que reneguemos de lo que nos han enseñado, solo que no lo filtremos todo desde esa idea fija. Hay tantos seres humanos, tantas maneras de ver las cosas…¿y si rompemos todos los paradigmas.

Acerquémonos a lo que resuena a Verdad.

Dice Richard Bach:
«
Señalo la verdad, ahí donde la veo’

Espero que tengas más salud
Que estés cerca de las personas que amas
Que te encuentres seguro y en paz


⇣ ¡Te veo en el Curso de Yoga!


.

Comentarios (2)

Author’s gravatar

Hola Jorge!!tus reflexiones siempre me remueven y despiertan …..muchas gracias por tu generosidad. Cuestionar los paradigmas es » atreverme» a caminar sola,experimentar temores, respirar soledad y aceptar mis debilidades…..romper con mi identidad mecanizada para construir lo que no tiene nombre. Los momentos en los que me reconozco libre de dogmas y juicios es cuando me reconcilio con la Vida y conmigo misma………entonces todo encaja en este Gran teatro del Mundo.

Responder
Author’s gravatar

Gracias a ti Teresa por compartir tan bellas palabras conmigo, de corazón.
Te mando un fuerte abrazo.
🤗

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *