Hoy vamos a hablar de la pedagogía en Yoga y de dos elementos claves
que van a hacer que mejoremos como profesores y como alumnos.
¡CállateyhazYoga episodio 33. Escúchalo!
Te dejo una transcripción del Podcast por si lo quieres leer


Bienvenidos a CállateyhazYoga el Podcast en el que hablamos de Yoga: de la práctica, la teoría, las escuelas, los maestros, las posturas, los libros y toda lo relacionado con esta maravillosa práctica. Hablamos de Yoga de manera normal, con los pies en la tierra y con sentido del humor, hablamos de Yoga en definitiva como si lo hiciéramos de cualquier otro tema. Soy Jorge Caballero, un practicante de Yoga, que también imparte clases desde hace tiempo.

Hoy vamos a hablar de algo que me apasiona y es el qué tenemos que tener para  ser buen profesor y buen alumno.

Pero antes: callateyhazyoga.com donde tenemos el Curso de Yoga para gente normal que he creado. Un curso para online para que empieces a practicar Yoga en casa si no lo haces aún, o que mejores si ya lo haces. Hay Lecciones de Yoga empezando desde lo básico y avanzado en progresión. Un laboratorio: donde cogemos un Asana y la desgranamos en detalle. Rutinas de Yoga: prácticas de 5 a 60 minutos de Yoga para hacer por la mañana, o antes de acostarse, o en el trabajo, o rutinas para empezar con la meditación..Miralo que está genial!


 

De la enseñanza y la pedagogía del Yoga

Siempre me ha impresionado la figura del profesor. Tengo muy buena relación con todos los profesores que han pasado por mi vida y les he tratado siempre como la personificación de la sabiduría misma. Hablo de todos los profesores, no solo de los de Yoga. Hace poco un alumno me regaló un libro titulado ‘elogio a la enseñanza’ una deserción de la enseñanza, los profesores y la transmisión de esa sabiduría. Es un texto interesantísimo que pone en relieve muchas de las cosas de las que quiero hablar aquí, pero hoy enfocadas al Yoga, claro.

Como digo, siempre me han impresionado los grandes profesores y hoy quiero hablaros un poco de lo que yo considero un gran profesor, un auténtico transmisor de la enseñanza,  y un motivador. Y es que para mi tiene que cumplir esos dos puntos.

Ya seamos profesores o queramos serlo. Ya seamos alumnos habituales o esporádicos, todos queremos tener a un buen profesor o convertirnos en un buen profesor. Queremos llegar a los alumnos para mostrarles lo que nosotros ya sabemos o tenemos integrados en nuestro interior. Y como alumnos queremos sentirnos arropados, comprendidos. Queremos que el profesor nos transmita su pasión y vivirla con el, que nos motive para mejorar cada día y nos enganche a la enseñanza. Al final todos queremos lo mismo, tanto si enseñamos Yoga como si queremos aprender.

Por mi trabajo offline tengo que ver a muchos profesores de Yoga en muchos puntos del país, cada uno con su acento, con su manera de ser y con la idioglosia de su tierra. Veo a grandes profesores, y a otros que no son tan grandes pero que no saben en qué pueden mejorar para ir de un punto mediocre a otro de excelencia. La verdad es que muchas veces no tienen la culpa ellos, sino los que les han enseñado pues les faltaba alguno de esos dos puntos que creo que tenemos que tener. ¿cuales son esos puntos?.

Resumiendo a lo bestia lo que quiero decir, para mi el gran músico norteamericano Steve Vai puso de manifiesto lo que hace falta para la vida y en este caso para la enseñanza: La pasión y la guerra. Repito La pasión y la guerra.

Cómo mejorar como profesores

Parece evidente que la pedagogía tiene que estar por encima de todo. De hecho esto está demostrado tras la pedagogía de grandes escuelas como la del maestro BKS Iyengar o la de Pathabi Jois. Gente que dejó un legado pedagógico tan grande, tan cargado de su energía y tan claro en su camino, que incluso un profesor sin mucho carisma, siguiendo paso a paso lo que estos grande maestros han dejado a nuestra disposición, pueden dar unas clase espectaculares y hacer que los alumnos se transformen. Osea que la pedagogía, repito, debe estar por encima de todo.

Porque no nos equivoquemos, hay dos cosas claras en todo esto que nos tenemos que preguntar como profesores: ¿damos Yoga o enseñamos Yoga? No digo cual es el ideal que tenemos en la cabeza, digo que pensemos en lo que hacemos clase a clase como profesores o lo que vemos en las clases que asistimos con los profesores que nos enseñan. Y tened en cuenta esto, la práctica del Yoga, dependiendo de nuestro profesor,  hace que mejoremos o que nos transformemos. Si damos Yoga, la gente va a mejorar. Está claro, ¿no?. Vamos a una clase, nos movemos, hacemos un poco de todo y evidentemente que nuestra estructura física va a mejorar. Muy mal lo tenemos que hacer para no mejorar. Incluso alguien al que le duele la espalda y empieza a ir a zumba o cualquier cosa en la que se muevan vana a mejorar, pero no se van a transformar. No van a cambiar la forma de su estructura física y ese dolor de espalda saldrá al final por otro lado. Y lo mismo pasa en Yoga. Si damos Yoga, nuestros alumnos van a mejorar, pero no se van a transformar. Si enseñamos Yoga, no solo se van a transformar en la estructura externa sino que van a ver los cambios en el cuerpo interno también.

¿Que necesitamos para enseñar Yoga y no solo dar Yoga?

La pasión y la guerra.

Esto de dar clases de Yoga no es algo en lo que caigamos sin quererlo. Esto es algo que surge o viene de una motivación. Tu no te pones a enseñar Yoga por casualidad, sino que te preparas para serlo.
Retomando lo de antes, debemos intentar estar cerca de grandes profesores, tanto si somos alumnos en clases de Yoga como si vamos a una formación de profesores. Hace poco un alumno online me preguntaba que es lo que tenia que tener un profesor para elegirlo e ir a  clase con el. Sabeis la respuesta, ¿no? exacto: la pasión y la guerra. Ahora desarrollaré lo que quiero decir con estos conceptos.

Por desgracia, y más en las formaciones de Yoga, a la  gente le interesa más el factor económico que el pedagógico. Esto puede parecer raro porque parece un ‘negocio’ en el que eso no cuenta tanto, pero no es así ni debe serlo. Ahora tampoco tiene que ser una excusa para que nos engañen, pero las cosas son así, y el mundillo espiritual no está llena de gente espiritual, sino de gente que quiere serlo, y por eso hay que tener cuidado. Y no estoy diciendo que queramos que las cosas nos las den gratis, eso es una tontería que no obedece a nada, las cosas hay que pagarlas porque así ponemos en valor el tiempo de una persona que va a darnos una formación, y el tiempo y esfuerzo que ha puesto esa persona en formarse e investigar. Pero tiene que estar claro tanto el precio como la pasión. Tanto el precio como la guerra.

Al igual que si vamos a un centro de Yoga a tomar clases de Yoga semanales, el precio hay que pagarlo, pero el profesor tiene que pagar su precio con nosotros y no limitarse a creer que somos unos losers y que le tenemos que pagar solo porque está más avanzado que nosotros. NO. El tiene que demostrar su pasión y su guerra.

Tenemos que ver que el profesor tiene pasión por la enseñanza. Tenemos que tener como profesores pasíon por la enseñanza, por la mejora y transformación de nuestros alumnos. Debemos como alumnos ver que el profesor está implicado en la clase como si le fuera la vida en ello. Tal cual.

La pasión del profesor de Yoga

El profesor tiene que ser un motivador, un resorte mental para nosotros. Nos tiene que alimentar y nutrir para que nos apetezca practicar y mejorar. Como alumnos tenemos que dar el 200%, no se lo podemos dejar todo al profesor, así que a su nivel de implicación como si le fuera la vida en ello, le tenemos que responder con una práctica a su nivel de esa implicación.

La pasión como profesores significa que tenemos que tener un nivel y variedad de explicaciones que haga que todos nuestros alumnos se sientan en la clase como si estuvieran practicando con nosotros. Ejemplos claros tienen que acompañar a un vocabulario que muestre y sea una guía para que cada uno sienta en su cuerpo lo que nosotros ya hemos experimentado o vislumbrado. Tenemos que presentar una variedad en nuestras secuencias en las que toquemos todas las posturas de Yoga o cachitos de ellas si el cuerpo de los asistentes a la clase no está listo. Nuestra manera de presentar una postura tiene que cambiar y debemos ingeniarnoslas para que conozcan cada grado de movimiento del Asana, cada alineación y movimiento de la piel. Tenemos que hacer para que poco a poco, con distintas maneras de practicar una postura, vaya calando en la mente cuerpo de nuestros alumnos. Eso es la pasión. Lo que ponemos nosotros por enseñar a nuestros alumnos, nuestra implicación, veracidad en lo que decimos e investigación para que la transmisión de la enseñanza sea pura.

La guerra va de cómo presentamos todo eso en la clase. No podemos limitarnos a guiar una clase sin más, eso no tiene sentido. Debemos bajarnos del altarcillo que tenemos los profes para que nos vean, y estar con nuestros alumnos. Que nos vean, que nos sientan, que nos noten en la clase con ellos. No somos más, ni somos menos. Somos seres humanos compartiendo un espacio común en el que todos aprendemos. Yo he aprendido más de mis alumnos que de cualquier otra cosa. Pero para eso hay que estar atentos, claro. Podríamos decirle a alguien lo siguiente para que elija un buen profesor… ¿este te da unas cuantas indicaciones o guía la clase sin implicarse entre los alumnos de la clase? Entonces es mejor que no vayas. No quita que un día haga eso, pero si es la tónica de sus clases, déjalo, no vayas más. Con ese profesor vas a mejorar, pero nunca vas a transformarte. Si por el contrario el profesor se limita a estar en un lugar elevado solo una pequeña parte de la clase en la que muestra algo determinado y luego se baja al barro para que le veas, para que le sientas y para corregirte, ahí la cosa cambia. Si para la clase para explicarte de que va la postura que estais ejecutando, entonces la cosa cambia. Si no deja avanzar un dia la práctica porque se pone pesado con ciertas acciones a un nivel milimétrico que tu ni siquiera entiendes pero que, por fé en el profesor, crees que puede tener razón. Ahí has dado con un tío que tiene la pasión y la guerra.

Implicación, explicaciones, correcciones, le va la vida en ello.

Ahora, tenemos como alumnos que practicar al nivel del profesor, porque si no, seremos alumnos mediocres. Y no hablo  de que un alumno tenga que hacerse profesional del Yoga para seguir al profesor, ni muchísimo menos. Lo que tiene es que implicarse con el Asana y las secuencias al 200% para que cuando llegue la hora de Savasana, desde fuera se le vea elevado a unos centímetros del suelo. Eso, es una comunicación profesor/alumno adecuado, de la que se va a sacar una transformación del cuerpo externo a interno. Del cuerpo sutil.

La pasión y la guerra, ¿os dais cuenta? Podemos extrapolar esto a casi todos los aspectos de nuestra vida. Pero ojo, el marco que debe sostener todo esto es un buen corazón, y una humildad hasta el hueso, si no, el ego bañará todo lo que hagamos y la pasión y la guerra quedarán manchados por la presencia, no de la enseñanza y la sabiduría, sino de nuestra propia personalidad y solo de eso.

La pasión y la guerra. La humildad y el buen corazón.


Y nada más Os espero en los comentarios de la Web  y os animo a apuntaros al Curso de Yoga y empecéis a practicar Yoga en casa con con esta pequeña comunidad de Yogis y Yoginis Normales que estamos creando poco a poco en CállateyhazYoga

Espero que me sigas acompañando en este pequeño y humilde viaje de Yoga y que podamos seguir aprendiendo todos juntos porque al final ese es el objetivo del Yoga y de la vida.

 

Nos escuchamos en el próximo episodio.

Es todo por hoy

Hari Om Tat Sat!

 

Comentarios (16)

Author’s gravatar

Como siempre un podcast fantástico…
Para mi eres el PROFESOR con letras mayúsculas, lo poco que se de Yoga lo he aprendido de ti, de tu pasión y de tu guerra…le pones tanta pasión y guerra a lo que haces que se pega…solo hay que ver esta web, de la mejores por no decir la mejor web de Yoga, como en poco más de una año has hecho una web de referencia para aprender todo sobre Yoga. Sé que llegaras mucho más lejos, y lo mejor es que siendo como eres, tan cercano y atento, ese éxito lo compartirás con todos tu alumnos. Muchísimas gracias por enseñarnos todo lo que sabes, y hacerlo de manera tan excepcional que haces que queramos profundizar más y mejorar cada día. Un fortísimo abrazo

Responder
Author’s gravatar

Ay, Patri…me has emocionado mucho…
Gracias, mil gracia spor tus palabras porque me animan muchísimo.
Tu que tienes una práctica tan buena que me tengas de referente es algo que me anima y me dá fuerzas para seguir con esta pasión y guerra. Además te doy las gracias porque siempre has colaborado conmigo de manera desinteresada y cariñosa, y toda esa ayuda es mucho más de lo que puedes imaginar Patri, de verdad.
Así que gracias por todo, por tu ayuda y tu comentario, por tu cariño y tu pasión.
????

Responder
Author’s gravatar

Enriquecedor y relevante el podcast de esta semana, además me ha hecho recordar a los Buenos Maestros que han pasado por mi vida: Los que me cautivaron con sus conocimientos y habilidades. Los que me dieron confianza y seguridad. Los que transformaron mis dificultades en retos para sacar lo mejor de mí. A todos ellos ……a ti…..GRACIAS . Jorge ,sigue siendo ese Guerrero Apasionado en tu proyecto vital!!! que el entusiasmo y la fuerza siempre te guíen. Un abrazo.

Responder
Author’s gravatar

Gracias Teresa, que bonitas palabras me dedicas!
Pues sí, creo que los maestros se merecen el lugar más elevado en nuestro respeto y admiración.
recalco lo que dices de ‘los que te dieron confianza y seguridad’ no podemos solo ser transmisores de conocimientos, nos tenemos que poner en la piel del que esta aprendiendo y llevarle a lo más alto.

Un beso guapa y gracias por pasarte a comentar!

Responder
Author’s gravatar

Eres EL PROFESOR, así con mayúsculas. Como alummna tuya puedo asegurarte que nos transmites pasión por el yoga y ¡por todo!; nos aceptas a cada uno con nuestras aptitudes y limitaciones, sin juzgarnos; sabes hasta dónde podemos llegar y nos empujas a la superación, pero siempre haciéndonos saber que si caemos estarás ahí para recomponernos… NAMASTÉ

Responder
Author’s gravatar

Martis!!!
¿Que puedo decirte? Bufff, que gracias por verme así, por tenerme en tan alta estima.
Si que intento justo eso que comentas, no juzgar, ayudar y aprender. Gracias por señalarlo como cierto. Me emocionas Marta.

Un beso muy, muy fuerte.

Responder
Author’s gravatar

Una vez más me has dejado sin aliento. Jorge es admirable la pasión, humildad, generosidad y entrega hacía tus alumnos que, una vez, más te doy las GRACIAS y con mayúsculas por tus enseñanzas. Siempre te recordaré como un maestro grande y apasionado. Sigue así que la vida te compensará. Me has dado tanto en este tiempo que llevo asistiendo a tus clases.. Un abrazo.

Responder
Author’s gravatar

Gracias a ti Concha, siempre es gracias a vosotros que yo puedo mejorar y avanzar, así que sin alumnas tan buenas como tu no podría avanzar.
Es un placer ver tu práctica, siempre te lo digo, pero tu avance es espectacular Concha, espectacular.
Gracias por recibirlo todo tan bien guapisima.

Un beso grande, grande!

Responder
Author’s gravatar

De esa implicación y pasión que hablas se nota en tus clases, transmites esa fuerza sincera que sientes y que la haces sentir al alumno.
Es una suerte tenerte como profesor y ejemplo de inspiración.
Fíjate hasta donde se puede extender tus enseñanzas y esa inspiración, que el otro día, una compañera jovencita, que no conocía, me dijo que le servía de referente en tus clases. No me lo podía creer, yo…, con mi cuerpo y mis limitaciones.
Mil gracias, por “La pasión y la guerra. La humildad y el buen corazón”
También por eso que dices, que aprendes ayudando a aprender.
Namasté

Responder
Author’s gravatar

Felipa!
Pues a mi no me extraña que te tengan de referencia, porque lo haces muy bien y se nota como el Yoga va calando en ti. Fíjate esos omóplatos que están cada vez más planitos. Eso solo se consigue con la pasión y la guerra que pones tu en las clases!
Si supieseis cuánto me enseñais…ni imaginas Felipa!

Es un honor tenerte como alumna y profesora…un honor.

Responder
Author’s gravatar

El mejor profesor se yoga que he conocido, el más apasionado, el más empatico, más generoso y el más atento a todo, a nuestras posturas, a nuestro estado de ánimo pendiente de cada dolencia real de cada uno. Tienes una capacidad inmensa para la enseñanza, te esfuerzas en las clases y te interesas en mejorar.
Agradecidos estamos todos los que tenemos el honor de aprender contigo cada día.
Por la pasión por el yoga has creado el mejor curso on line.
Y quiero añadir que además eres divertido y relajante.
Solo quiero agradecerte tu esfuerzo por hacernos mejorar en nuestra práctica. No concibo mi práctica sin tus clases.
Un beso grande grande.

Responder
Author’s gravatar

Jopetas!
Y que todo esto me lo diga una profesora me deja ya…vamos, que voy a 10 centímetros del suelo!

Gracias por ser tan buena receptora María, siempre sutil y dispuesta a aprender y mejorar. Siempre con una sonrisa y un gesto amable.
Es un placer tenerte delante de mi en las clase, por la práctica tan buena que tienes y por la calma y paz que transmites.

Gracias, como ya he dicho en otro comentario, por ser mi alumna y profesora.

Responder
Author’s gravatar

Ay Jorge! Muchas gracias!!. Estoy conmovida por tus palabras. Anda que si no es por ti, menudo atasco tendría!. Vigilo mi oxidacion. Me queda mucho camino por delante pero de tu mano ganamos todos.
Namaste.

Responder
Author’s gravatar

Gracias María!
Pues mira, justo eso es lo que pretendo siempre con la web, que es aclarar algunas cosas, así que si te ha servido me alegro tanto que ni lo imaginas!
Todos tenemos tanto que aprender…y cuanto más sabes más cuenta te das de lo poco que sabes, esto no se acaba nunca!! jejejej

Namaste María!

Responder
Author’s gravatar

Acertado para mí, leer esta reflexión en este momento donde me formo como Profesor de Yoga. Gracias Jorge.

Responder
Author’s gravatar

Gracias Pedro, no sabes que alegría me da que te sirva. Me encanta la pedagogía y la transmisión de la enseñanza.
Un abrazo y gracias por pasarte a comentar!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *