¡CállateyhazYoga episodio 23. Dale al Play!
Te dejo una transcripción del Podcast por si lo quieres leer


Bienvenidos a CállateyhazYoga el Podcast en el que hablamos de Yoga: de la práctica, la teoría, las escuelas, los maestros, las posturas, los libros y toda lo relacionado con esta maravillosa práctica. Hablamos de Yoga de manera normal, con los pies en la tierra y con sentido del humor, hablamos de Yoga en definitiva como si lo hiciéramos de cualquier otro tema. Soy Jorge Caballero, un practicante de Yoga, que también imparte clases desde hace tiempo.

Hoy vamos a ver como el Yoga puede reeducar el cuerpo y las emociones.

Eso sí, recordaros que ya tenemos en marcha el Curso de Yoga para gente Normal y que por 10 € al mes podéis acceder a todo el material del curso. De hecho esta semana he abierto dos secciones nuevas para los alumnos del curso y que, además de las clases semanales, ahora también hay una sección con videos individuales de posturas vistas al detalle y una sección para leer ordenadamente sobre teoría y filosofía del Yoga. También tenéis contacto conmigo directo para resolver cualquier duda del curso, miradlo que está muy bien. No obstante para los que no estáis apuntados al curso en la web tenéis una clase totalmente gratuita para que veais como es la dinámica que seguimos en el curso y mirar la Sala de Práctica.  También sabéis que hay muchísimo material en audio, escrito y videos en el blog así que miradlo que está muy bien. La verdad es que estoy contentisimo con los alumnos del curso, que cada vez vamos siendo más y me estais dando un feedback muy positivo. ¡Gracias!.

Venga, no me enrollo más, vamos con el episodio de hoy.

El Yoga reeduca nuestro cuerpo físico y emocional

Quiero hablar un poco de cómo el Yoga reeduca nuestro cuerpo físico y nuestro cuerpo emocional, espiritual y sutil.

Una de las cosas más importantes que nos da el Yoga es el ajuste y alineamiento estructural. La vida diaria, el trabajo, las malas posturas, las horas conduciendo, al ordenador, los hijos, los deportes de impacto, los tacones y un sinfín de cosas van restando movilidad al cuerpo y le sacan de sus líneas puras, de su verticalidad que es donde está la salud, y restan espacio articular y movilidad muscular. A veces no nos damos cuenta de que la restricción de movimiento en una zona del cuerpo, no solo va afectar a esa zona sino al conjunto de estructuras, órganos internos, y que además tiene un factor emocional.

A nivel de la estructura imaginad una cadera con falta de movilidad. Puede que nos duela esa cadera, afectando a la espalda y la articulación del sacro en mayor o menor medida, pero también puede que el dolor se traslade a la otra cadera, ya que tiene que asumir un trabajo doble, que no le corresponde, y tendremos un bloqueo a nivel de la pelvis muy severo: una cadera con falta de movilidad y otra con dolor por asumir mucho de lo que no debería.

No es un caso que me esté inventando aquí sobre la marcha, es algo que a nivel de la pelvis ocurre con mucha frecuencia. Imaginaos los órganos internos de la pelvis como están con esa falta de movilidad armónica en la zona. Si muscularmente el suelo de la pelvis se ve afectado, parece evidente pensar que lo que contiene esa pelvis puede verse comprometido. Y ojo aquí, que siempre se habla del trabajo del suelo de la pelvis, pero es que este también necesita descanso como el que se le da en muchas posturas restaurativas. Como cualquier musculatura, también necesita reposo, ojo. Pero bueno, eso es otro tema.

El Yoga y la línea o eje de gravedad del cuerpo

Siguiendo con la estructura está la línea de gravedad. Es sabido que una de las primeras causas de lesiones en el sacar al cuerpo fuera de su línea de gravedad. Numerosos estudios nos hablan de esto y como ya he comentado en otros episodios del podcast y en otras entradas escritas en la web, una de las primeras cosas que va a mirar el fisio u osteópata es mirar esa línea de gravedad y a que niveles está afectada. Puede ser por el uso de tacones, por el uso del móvil u ordenador como comentaba antes pero también por un aspecto emocional. Creo que no estoy diciendo nada que no sepamos todos: así como nos afectan las cosas emocionalmente, forman en muchas ocasiones nuestra forma de movernos, caminar, o gestos que se nos quedan como el de la cabeza adelantada, el pecho hundido, los pies agarrotados o el cuello milimétricamente ladeado. No voy a hablar de cómo la emoción afecta al cuerpo porque parece evidente, pero sí que quiero indicar que, si el cuerpo es afectado por la emoción, también podemos darle la vuelta a esto y que la emoción se vea afectada por el cuerpo. Las emociones, el cuerpo sutil y el espiritual, pueden ser cambiados por el cuerpo, y aquí es donde entra el Yoga.

Siempre recuerdo una pregunta que le hicieron al Maestro Iyengar hablando de que si el Yoga es solo físico o no. El maestro Iyengar simplemente contestó: ni siquiera puedes sentarte en una silla solo físicamente. Que brillante, no creeis.

Con lo que tenemos la estructura física que se ve afectada por factores externos puramente físicos y también por factores emocionales. Y podemos pensar que a nivel emocional también nos afectan las propias emociones, y cómo está nuestro cuerpo físico. Y aquí, como digo, es donde entra el Yoga.

El nivel de profundidad a la que trabaja el Yoga

Estructuralmente hablando, y metiendo aquí el cuerpo en su conjunto, la manera en como trabaja el Yoga es inmensamente interesante. Lo primero es que se trabaja a un nivel de variedad y profundidad que no deja nada fuera. Fijaos en que hacemos posturas de todo tipo: hacía delante, hacía atrás, inclinaciones laterales, posturas invertidas, torsiones…pero es que además, se combinan en algunas posturas muchas de estas variedades, lo que le da una profundidad y un impacto positivo realmente increíble. Además, el trabajo es equilibrado ya que las posturas se hacen hacia los dos lados, con lo que obligamos a esa cadera con restricciones que decíamos antes a implicarse en los movimientos, de manera que pueda empezar a asumir su trabajo, despertando postura a postura y permitiendo que la otra cadera pierda su factor hipermovil que había tenido que asumir. Al trabajar la musculatura por igual en los dos lados y siguiendo con el caso de las caderas, si la buena, la que nos dolía por asumir ese trabajo de más, se había visto afectada no solo la articulación sino a nivel muscular, el trabajo armónico y mantenido en el tiempo de los dos lados del cuerpo, va a permitir que se recobre el equilibrio entre lados. Y ahí, la articulación del sacro podrá trabajar simétricamente y en la espalda volverá a ascender la musculatura de forma armoniosa.  

Pero también haremos posturas invertidas y torsiones, que masajearán órganos internos y les permitirá trabajar de otra forma más tranquila y sosegada, quitando las tensiones viscerales que a veces tenemos.

Con lo que, como vemos, el trabajo del Yoga sobre la estructura, equilibra cada parte del cuerpo y lo pone en su lugar. Por eso necesitamos practicar cuantas más posturas mejor. incluso aunque no llevemos tiempo practicando, podemos incluir muchas posturas en nuestra secuencia de Asanas ya que la ayuda del material y saber como entrar en las posturas, nos permiten esa variedad en las asanas para que rápidamente podamos poner la estructura en sus sitio. Esto lo vemos en detalle en el Curso de Yoga para gente Normal, que ya estamos haciendo algunas cositas interesantes y combinando muchas formas de practicar. Y nos metemos con un trabajo de piernas intenso, de movilidad de caderas, torsiones potentes e invertidas de una manera controlada y usando el material para nuestro beneficio. Así que deberíamos ver que a la escuela que vamos a practicar Yoga, nos presentan una variedad de Asanas elaborada, con secuencias pensadas para que esa estructura de la que hablamos, se vea tocada con cada nuevo grupo de posturas. No podemos estar haciendo siempre las mismas 20 o 30 posturas porque entonces comenzaremos a cojear de alguna parte. Insisto, aun los más principiantes, haciendo buen uso de las posturas preparativas y el material, pueden tener una variedad muy rica de distintas Asanas.

El impacto del yoga en el cuerpo sutil

Esa variedad e intensidad es precisamente lo que va a tocar en el cuerpo emocional y sutil. Si practicas Yoga no creo que te tenga que hablar de las sensaciones tan profundas y positivas que tenemos después de la práctica. Esto es claro. Savasana es sutilmente diferente dependiendo de la secuencia que hayamos realizado. Y la sensación que tenemos tras acabar nuestra práctica es la de limpieza emocional, limpieza del cuerpo sutil y claridad mental. ¿No afecta eso a nuestro día a día entonces? Si el hecho de hacer meditación ya nos ayuda a mejorar como personas, mejorar con la relación que tenemos con nuestro entorno y a tener más claros nuestros objetivos, con el Yoga pasa igual. La cantidad de puntos energéticos sutiles que se tocan con esa profundidad y variedad en las Asanas es enorme, y eso limpia toxinas emocionales y bloqueos mentales profundos. Con el Pranayama podemos ver verdades que nos habían estado tapando nuestras vendas, esas que nos ponemos nosotros mismos en los ojos. Pero da igual que sepamos como se llaman los canales energéticos. da igual que sepamos de los Vayus, los Nadis o los Chakras. Da igual, exactamente igual. Si nuestra práctica es precisa y variada, todo eso va a ser tocado y nos vamos a beneficiar de ello. Por eso se insiste tanto en la perfección y refinamiento de la postura, porque cuanto más las mejoremos, más impacto positivo tendrá en nuestro cuerpo sutil. Centrémonos en las posturas.

Debemos olvidarnos del profesor, de los compañeros de práctica e incluso de lo que pensamos que puede haber en ese cuerpo sutil. El Asana es lo importante, y si nos centramos en ella nos dará ese beneficio físico, ese beneficio emocional y espiritual que tanto anhelamos.

Así el Yoga puede reeducar lo que vemos y lo que no vemos. Con una variedad e intensidad en la práctica capaz de romper barreras físicas y emocionales. Es muy importante para esto la secuenciación de las Asanas. Esta debe ser pensada y meditada, no solo en un día de práctica, sino en el conjunto de los días y semanas que vamos practicando. Esto es clave y siempre digo lo mismo, fijaos en que en dos libros diferentes se utilizan más o menos las mismas palabras, pero uno de los libros te enamora y el otro lo dejas a la mitad. ¿no están en los dos libros las mismas palabras? ¿que cambia? la manera de colocarlas, ¿no es así? Pues con las Asanas sucede lo mismo. Con lo que deberemos prestar especial atención a la variedad de posturas, y la secuencia equilibrada para que el Yoga, con todo su potencial, reeduque nuestro cuerpo físico, mental, emocional y espiritual.


Espero que me sigas acompañando en este pequeño y humilde viaje de Yoga y que podamos seguir aprendiendo todos juntos porque al final ese es el objetivo del Yoga y de la vida.

Os espero en los comentarios de la Web  y os animo a apuntaros al Curso de Yoga y empecéis a practicar Yoga en casa con con esta pequeña comunidad de Yogis y Yoginis Normales que estamos haciendo poco a poco en CállateyhazYoga.

Nos escuchamos en el próximo episodio.

Es todo por hoy

Hari Om Tat Sat!


Comentarios (8)

Author’s gravatar

“Sutil”, menuda palabra Jorge. Sabes, la dices a menudo en clase y para mí es como un toque de atención, foco, bueno no sé si me entiendes….

Responder
Author’s gravatar

Hombre si te entiendo Nines…para mi tambien lo es, debemos centrarnos en lo sutil cuando lo perdemos de vista, de eso se trata el Yoga, ¿no crees? meternos en lo sutil, en lo delicado, pero hacerlo con pasión y energía…
Un besazo Nines, da gusto encontrarse con gente como tu, que todo lo coge con tanta sabiduria y sutileza.
Gracias por ser como eres.

Responder
Author’s gravatar

¡Cómo te lo curras Jorge!
“El yoga puede reeducar lo que vemos y lo que no vemos”
Siempre dando en el clavo… algo tan difícil de conseguir cuando se trata de explicar las esencias de yoga.
Muchísimas gracias, amigo.
Un abrazo.

Responder
Author’s gravatar

Gracias José!
Si que son temas delicados, menos mal que los maestros nos han dejado una guía muy clara de por donde va el caminito, que si no…a ver que hacíamos! jejeje.
Gracias por pasarte a comentar José.
Un abrazo grande!

Responder
Author’s gravatar

Hola Jorge:
Te conozco hace muy poco, me encanta tu blog, escuchar, como explica y todo me tienes engancha. Y voy ha hacer tu curso tiene una pinta genial
Gracias

Responder
Author’s gravatar

¡Hola Cándida!
Muchísimas gracias por tus palabras y por tomarte la molestia de pasarte a comentar. Intento explicar de manera sencilla y a mena todo y por lo que me dices voy por buen camino, así que gracias de corazón.
¡Si te animas a apuntarte al curso nos vemos dentro, para mi es todo un placer!
¡Abrazo!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *