Espacio abdominal en torsiones cerradas

Accedemos al segmento sin costillas y lo hacemos más libre


El espacio de la libertad mecánica

Para que nuestras torsiones sean más efectivas, ligeras y accesibles veíamos la semana pasada cómo podíamos desbloquear y dinamizar las caderas que son la puerta de entrada a los giros.

Esta semana quiero poner el foco en el espacio abdominal que se debe crear en las torsiones cerradas y como trabajar entre la nalga y la cadera con respecto al segmento de las costillas inferiores para que el espacio sin costillas esté libre, con mucho sitio y que, al hacer Asanas cerradas como Parivrtta Trikonasana o Parivrtta Utthita Padangusthasana giremos con la facilidad que lo haríamos en una torsión abierta.

Por medio de la sencilla preparativa a Parsvottanasana en una pared y con la ayuda de una silla, vamos a ver como podemos colocar las caderas y la nalgas y como trabajar con ellas para permitir que se distancien de las costillas inferiores y nuestro acceso a la preparativa a Parivrtta Trikonasana sea mayor, más agradable y sobre todo, que comprendamos mejor como se van construyendo estas intensas Asanas.

Os dejo con un trocito de una de las Rutinas cortas del Curso de Yoga para Gente Normal para que veáis como trabajamos este tipo de acciones.

 

 

Torsiones cerradas y torsiones abiertas

Vamos a llamar torsiones cerradas aquellas que, al girar, el vientre va hacia la pierna, en las que se cierra el espacio de giro. Y vamos a llamar torsiones abiertas a aquellas en las que, al girar, el vientre va hacia fuera, hacia el espacio.

Normalmente y salvo alguna excepción para una posible patología, las torsiones abiertas se pueden hacer sin riesgo a hacerse daño, no tienen contraindicaciones pues la pelvis está mas móvil y  no se comprime tanto, ni la estructura de la columna, ni los órganos internos. Con las torsiones cerradas en Yoga se suele tener más cuidado por ejemplo en periodo de regla o en patologías de columna lumbar o incluso en cuadro de dolencias orgánicas tipo hernia umbilical o inguinal.
No obstante, siempre hay que tener cuidado al girar si se tiene alguna patología, por supuesto.

Cuando por medio de la práctica continuada generamos espacios desde la estructura hacia los órganos internos, no solo la postura mejora y se vuelve más ligera mecánicamente, sino que la sangre fluye y esto da la posibilidad de que todo funcione correctamente.
Además, cuando entendemos con posturas sencillas como las del vídeo como funcionan este tipo de acciones intensas que nos solicitan posturas más complejas, al enfrentar estas todo resuena por dentro y el cuerpo busca su lugar y su estado abierto y espacioso.


Espero que te sirva para entender un poco más la manera de comenzar a hacer torsiones cerradas e intensas para que poco a poco puedas mejorar las posturas finales


sala de práctica de Yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *