Dinamizando las caderas para una torsión

Divertida y efectiva esta dinámica manera de flexibilizar las caderas


El desbloqueo de la pelvis

Siempre nos lo dicen, ‘las torsiones empiezan en las caderas’ y así es. Aunque no sepamos nada de biomecánica, basta con flexibilizar las caderas un poco y rápidamente veremos como mejora nuestra relación con los giros.
Veíamos en esta entrada la importante diferencia entre las torsiones y los giros en Yoga: cómo girar y cómo no hacerlo. Es algo a tener en cuenta ya que no solo va la cosa de retorcernos, si no de ajustar bien las posturas para que ese giro sea armónico.

En el vídeo que tenemos hoy nos dedicamos a flexibilizar las caderas de una manera fácil y divertida, dinámica y entretenida. Es un trocito de una clase del Curso de Yoga para Gente Normal en la que, antes de hacer la intensa Parivrtta Parsvakonasana, propongo esta manera de meternos a fondo con las caderas. Y resulta muy efectivo. Notamos las caderas más sueltas, notamos la pelvis más movil, notamos los ilíacos con más ligeros. Toda la pelvis se desbloquea.
Nos basamos en la pierna de alante de Eka Pada Rajakapotasana que a veces hemos hecho con mantas, de una forma estática en la que vamos quitando mantas, y está genial, pero hoy le damos movimiento y acción que tanto le gusta a la pelvis. Además, para darle más acción, una vez hecha la postura empezaremos a girar hasta mirar al techo, con una sonrisa siempre, y alargando mucho los costados!

 

 

El cuidado de las rodillas

Al hacer posturas como las que hemos visto necesitamos tener claro siempre, tal como menciono en el vídeo, que las rodillas no deben asumir ningún movimiento o dolor. Todo viene a la cadera, y es el movimiento de las mismas las que van a permitir que las rodillas vayan bajando. Así, las rodillas se beneficiarán también de eses soltarse de la pelvis y trabajarán con más seguridad en las posturas de pie.
Por poner un ejemplo sencillo, la movilidad de las caderas permitirá que Virabhadrasana II vaya más alineada la rodilla con el pie y la propia cadera. También nos vendrá bien para alargar los costados, tal como nos pide la postura. De esta forma vemos como la movilidad de la pelvis y la flexibilidad de las caderas no solo nos permiten girar mejor como comentaba antes, sino que nos reporta salud a las rodillas y libertad en las diversas acciones de múltiples Asanas.

 

sala de práctica de Yoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *