No os podéis perder este fantástico relato de Marta y su experiencia de Yoga.
Es genial: sencillo, directo, profundo y super super divertido! Os dejo con ella


Una experiencia de Yoga: Marta Arroyo

Hace poco, al pasar el control de seguridad del aeropuerto me pararon porque llevaba un ladrillo de yoga en el equipaje de mano (de los de madera), la señora lo inspeccionó con cara de «qué se supone que vas a hacer con esto en un avión», yo la miré con cara de póker… Dicen que el primer paso para superar una adicción es reconocerla, pues bien, ahí va…

Hola callateyhazyogis, me llamo Marta y soy una Freak del yoga

Esto me lo dice alguien hace cuatro años y habría pensado que estaba chalado puesto que mi historia con el yoga no empezó de manera premeditada, no me desperté una mañana con una revelación y decidí que quería probar el yoga. De hecho, yo quería ir a pilates, pero me equivoqué de día y acabé cantando el OM con cara de «WTF! Dónde me he metido!».

El transcurso de la primera clase fue el normal para alguien que comienza algo pensando que iba a hacer otra cosa, es decir, perdido. En mi caso fue un profesor que hablaba en un idioma que todo el mundo parecía conocer menos yo, refiriéndose a partes del cuerpo que es posible que ni supiera que existían antes de ese día y que, por supuesto, no sabía que podía mover. En resumen, 60 minutos pensando que si los yoguis sabían contar, que no contaran con volverme a ver aparecer por ahí.

marta-yoga-1

Muchas veces me he parado a pensar que es lo que me hizo repetir después de aquello, llegando a la conclusión de que el punto de inflexión ocurrió en los últimos 5 minutos de esa primera clase, en savasana. El profe llegó y me colocó los omoplatos abriendo un mundo nuevo de sensaciones que no había tenido antes. Si a alguien le han colocado los omoplatos en savasana alguna vez sabrá de lo que hablo.

Así que repetí. Empecé a ir a clase varias veces por semana, después todos los días y algunos días más de una vez. Progresivamente, la pequeña rutina de estiramientos que siempre he hecho al despertarme se transformó en una serie de asanas y a aumentar en duración de 5 minutos a los 30 – 45 minutos de práctica que sigo en la actualidad.
Conclusión: Siempre llego tarde a trabajar…

marta-yoga-3

Después de cuatro años el yoga ha pasado a formar un pilar esencial de mi vida. A nivel físico enseguida aparecen los efectos que regala la práctica frecuente del Yoga. El evidente aumento de elasticidad, la reducción de los dolores lumbares y comprobar que he crecido al menos 2 cm desde que empecé a practicar lo cual, teniendo en cuenta que la última vez que lo comprobé ya no estaba en edad de crecer, es un gran logro.

Desde hace unos meses he comenzado a ser más consciente de mi cuerpo, de mis asimetrías, de que zonas están más limitadas y necesitan más trabajo y atenciones y cuáles menos. Esto tiene la desventaja de que ahora me veo más como un Picasso con un hombro más alto que otro, una cadera de madera de pino y una tibia mirando a Pekín… pero por otro lado soy consciente de futuras lesiones que puedo prever y evitar y que antes eran invisibles para mí. Las ventajas ganan. 

Pero la cosa no queda ahí…hace ya bastante que descubrí que la sala de práctica tiene una barrera mágica que hace que los problemas se queden fuera. Así que en infinitas ocasiones, ante un mal día, el pensamiento que ha cruzado mi mente ha sido «no pasa nada, luego hay yoga» consciente de que después de la práctica tendría otro contenido mental y que esos 60 minutos servirían de bálsamo para una mente que había pasado todo el día dando vueltas a tal o cual cosa…

Aún con todo, el yoga es un camino de continuo aprendizaje y estoy en el principio, casi saliendo de casa todavía, y es que no tengo prisa por llegar a ningún sitio y el viaje está siendo divertido…
?

Namaste callateyhazyogis.
Marta Arroyo AKA ‘Martin’ AKA ‘Charmaine’

marta-yoga-2

Comentarios (34)

Author’s gravatar

Me he emocionado, porque la sorprendente sensación de ajuste en savasana en mi primera clase fue espectacular, quede enganchada y totalmente de acuerdo con esa barrera que existe entre la clase y el exterior, me cambia la tarde. Creo que tenemos mucha suerte con nuestro profe.

Responder
Author’s gravatar

Gracias María!!! Empiezo a pensar que el profe le hace lo de los omóplatos a los nuevos para hacerse con más clientes… 😉

Responder
Author’s gravatar

María mil gracias!
Yo si que tengo suerte con vosotros, lo pienso de verdad, no te creas que lo digo por decir.
En cuanto al ajuste de los omoplatos si, efectivamente, es para ganar clientes!!! jajaja

Un beso guapa!

Responder
Author’s gravatar

«.. El profe llegó y me colocó los omoplatos abriendo un mundo nuevo de sensaciones que no había tenido antes. Si a alguien le han colocado los omoplatos en savasana alguna vez sabrá de lo que hablo».
Se de que hablas, comparto experiencia.
Estas tan integrada en el paisaje que no te reconocía….
Que fotazas! Que sisitios! Que maravilla!!
Marta, gracias por compartirlas.
Namasté

Responder
Author’s gravatar

Ya sabía yo que tú me entenderías 🙂
Me alegro un montón de que te hayan gustado las fotos, la verdad es que el sitio es una pasada! Digno de visitar sin duda!
Un besazo Súper Felipa!

Responder
Author’s gravatar

Felipa!
Has visto? se camufla en los templos de Camboya a hacer sus Asanas!
Pues si, a mi también me han colocado los omóplatos y es una sensación que te dice…ostras, que pasa aqui, jajaja
A ver si un día os los puedo colocar en Camboya, estaria bien, eh?
Beso Felipa!

Responder
Author’s gravatar

Que bonito Marta. Te veo todos los días en clase y pienso…algún día lo haré tan bien como tú!! Yo sólo llevo tres meses y ya estoy totalmente enganchada, y sí, me han colocado los omóplatos y es una sensación única…estoy totalmente de acuerdo en que tenemos muchísima suerte con nuestro profesor…al terminar la clase de hoy pensaba que el yoga me ayuda a superarme cada día y me aporta una gran paz y una satisfacción personal, alucino con la evolución y la progresión en mis posturas, y esto es precisamente uno de los motivos por los que me ha enganchado. Nos vemos mañana!

Responder
Author’s gravatar

Hola Alejandra, que bueno tenerte por aquí!
No sabes cuanto me alegra que recibas así la enseñanza. La verdad es que solo intento trasmitir lo mejor posible lo que me han enseñado mis profesores. Yo si que tengo suerte con vosotros, madre mía!
Marta no veas como practica, lleva ya unos años y cada vez refina mas sus Asanas, pero ojo, que tu no vas nada mal Alajandra! Poco a poco la cogemos los dos, ya lo veras, jeje.
Un beso guapa!

Responder
Author’s gravatar

Jopetas ,qué ilu me ha hecho tu comentario Alejandra! Me alegro de que hayas visto cositas en lo que he escrito con las que te sientes identificada y que la práctica te aporte tantas cosas como a mí. Nos vemos en la sala de práctica tolrato! 🙂
Un beso!

Responder
Author’s gravatar

Hola Marta guapa!!! donde hay que apuntarse para tener la «experiencia religiosa» de los omoplatos???? Que algunas compañeras y tu hayais compartido esa sensacion me ha encantado. Lo del ladrillo , es una pasada, tu si que sabes ir ligera de equipaje…….Hay cosas que no pueden faltar…..verdad ??

Responder
Author’s gravatar

jajaja, lo que yo me quedé pensando y aún no he preguntado es: ¿llevaba uno o los dos ladrillos?
Marta, confiesa!
Teresa, encantado de ajustarte los omóplatos cuando quieras. Así que ya sabes, me lo dices y allá que voy!

Responder
Author’s gravatar

Teresa! Por lo que veo en los comentarios lo del ajuste de omóplatos no solo me enganchó a mí, verdad? jaja! empiezas así y acabas sacando los calcetines y el pijama de la maleta para meter un ladrillo, dos cinturones y un antideslizante de los de viaje… Hay que priorizar!

Responder
Author’s gravatar

Super Marta!!!…eres todo un ejemplo de voluntad, eso de levantarse antes por la mañana para hacer Yoga…a mi me cuesta más arrancar soy mas Kapha para eso.
Vaya sitios maravillosos a los que vas a hacerte fotos…pero no se nos olvida que tienes una foto pendiente …»un selfie haciendo sirsasana»??..
un beso fuerte…y otro para el gran maestro Jorge…??

Responder
Author’s gravatar

Patri!
Esta Marta nuestra es una Super Crack, ya lo ves. Lo único que le falta es llevarnos con ella, que tambien queremos hacernos fotos de asanas en Camboya!
Un beso fuerte para ti Patri!!!

Responder
Author’s gravatar

Patri!! Gracias por tu comentario! ¿Sabías que entre las fotos que tenía Jorge para ilustrar la entrada había una en sirsasana que ha decidido no poner? ¿Casualidad? No lo creo….
Un besazo guapa!

Responder
Author’s gravatar

?coincido con el tema de los homoplatos, jiji
Sin duda hasta q no empecé a practicar no fui consciente de ciertas posturas que adoptaba, ya fueran por mi nivel de stress o por vicios posturales. El yoga es como «mi templo mental «, me aísla del resto de pensamientos, del día a día. Mi marido cuando termino me dice q parezco más feliz y guapa ?
Para mí ha sido una terapia y he encontrado un medio de equilibrar la balanza de este loco mundo…
Y sin duda a lo de Camboya me apunto. Estuve en Vietnam y me quedé con ganas de ver los templos de Ankor.

Responder
Author’s gravatar

Cristina!
Que bonito todo lo que nos cuentas, me encanta lo que te dice tu marido y lo del ‘templo mental’ muy bonito. Yo creo que tienes que compartir con nosotros tu experiencia de Yoga, no te parece?? jejej, solo si quieres, claro!
La excusa perfecta para volver allí para que te hagas unas fotos como las de Marta. Creo que vamos a tener que hacer un viaje todos los callateyhazyogis a Asia a hacernos fotos!
Pues si Cristina, tal como comentas, al final la profundidad del Yoga cala y no podemos estar ya sin ir a nuestro antideslizante. Cuando terminas de practicar eres otro, y a todos los niveles todo es diferente.
Un besazo guapa, y gracias por pasarte a comentar!

Responder
Author’s gravatar

Cómo mola lo del templo mental y tú marido sí que sabe apreciar los detalles 🙂
Sí que es verdad que el Yoga ayuda a balancear la locura del resto de obligaciones y preocupaciones del día a día, verdad?
Qué bien que nos vayamos a ir de excursión a hacer Asanas por ahí, no? Yo me apunto!
Un beso, Cristina!

Responder
Author’s gravatar

No suelo entrar mucho por aquí, pero he visto lo de los omoplatos y me he quedado ojiplática! Ahí fue donde un profe al que no conocía de nada, me enganchó para siempre a la práctica del yoga. Yo que creía que después de años de clases de danzas de todo tipo, tenía la espalda colocada!
Sin duda, entre el omoplato y el corazón hay algún enganche que solo Jorge conoce…
Gracias Jorge por descubrírmelo!

Responder
Author’s gravatar

Hola María, que bien tenerte por aquí!
Así que a ti también te gané por los omóplatos??? Me dejas pensando que tengo que ir por la calle haciendolo, jajaja, no estaría mal!
Pues que alegría que el Yoga te haya mejorado aún más la espalda. Si es verdad que la danza ayuda mucho ya que deja todo estiradito y vaya piernas flexibles que teneis, pero el ajuste de las Asanas termina el trabajo. DanzaYoga que te parece? jejeje
Un beso grande Mary!

Responder
Author’s gravatar

Súper Meri! Yo ya veo al máster montándose un chiringuito de ajuste de omóplatos… El primer ajuste va gratis 😀
Un beso fuerte, Meri!

Responder
Author’s gravatar

Quizás por eso sigo sin engancharme al yoga porque no he sentido esa maravillosa plenitud de la que habla Marta. Tampoco un profe tan bueno como el de ella que me abriese los omoplatos (ahora estoy en ello pero las circunstancias me condicionan que mi profe llegue a ese punto; ¿Será nuevamente otra excusa más por mi parte?)

Soy consciente de que el yoga me funcionaría para mi salud mental, física, etc. pero CREO QUE ME SIGO NEGANDO SEMEJANTE FELICIDAD Y PLENITUD.

Besos profe ajustador de omoplatos. Muack

Responder
Author’s gravatar

Hola Carmen!
Confía en el práctica, es lo mejor que te puedo decir ya que a mi también me lo dijeron en un momento donde no sabía donde sujetarme por mis horribles dolores continuos mientras hacía las Asanas: confía en la práctica. Espero que un día te pases por aquí a una clase o pueda yo dar una allí en tu preciosa ciudad.

Un besazo guapa y gracias por pasarte a comentar!

Responder
Author’s gravatar

Hola Carmen! Seguro que es porque no te han colocado los omóplatos todavía… es la clave! Igual el chiringuito de colocación omóplatos de Jorge debería ser móvil y llegar hasta donde estás (ojo máster! sugerencia)

Al final yo lo veo como un camino y hay que disfrutar hasta de las cuestas arriba llenas de piedrecillas, de esas que molestan un montón al caminar 😉

Y recuerda que el primer ajuste de omóplatos es gratis, que no te time el profe!

Un beso fuerte y gracias por leerme!

Responder
Author’s gravatar

Chiringuito de colocación de omóplatos gratis IDEON!
SI a todo menos a lo del primer ajuste gratis! jajajaj

Responder
Author’s gravatar

Hola Marta:
Muchas gracias por tu respuesta y tus ideas.
Me temo que el profe me timaría todo lo que él quisiese, jajajajaj.
Un abrazo

Responder
Author’s gravatar

Hola a todos tras varios días sin abrir el blog hoy puedo ponerme al día y he empezado por tu experiencia Marta ,me ha encantado ,y divertido ,las fotos una pasada y tu evolución en las posturas otro tanto .Conozco y comparto la sensación estupenda de la colocación de omoplatos y de como el yoga se va metiendo en tu vida casi sin darte cuenta algo que sin duda pasa a casi todos los practicantes antes o después pero sinceramente creo que la forma y facilidad de transmitir de Jorge, precisa y cercana, tiene mucho que ver en en todo esto. Muchas gracias a los dos y un beso fuerte a todos

Responder
Author’s gravatar

Hola Victoria, gracias a ti, por leerme y seguirme y por todo lo bonito que dices!
La experiencia de Marta, profunda y super divertida, nos ha llegado a todos, es una pasada como lo describe.
Vamos a tener que poner un puesto de omóplatos en alguna parte Victoria!
Gracias guapa, un besazo.

Responder
Author’s gravatar

Martukis,
No había visto las fotos ni leído tu experiencia hasta ahora. En cuanto a esto último, me siento muy identificada, con la diferencia de que yo SI quería entrar en clase de yoga, algo me hizo entrar después de que cayese en mis manos por casualidad-casualidad que creo no fue tal- un libro de Thích Nhất Hạnh. Un profe extremadamente atento hablaba un idioma que no conseguía entender, a pesar de ello, repetí, hasta llegar al punto en el que me encuentro hoy, totalmente Yoga Addicted !!!!, Es cierto que cuando entras en clase lo demás queda fuera, sólo piensas en la práctica. Pura meditación en movimiento!!!

Gracias Marta por compartir tu experiencia, las fotos son espectaculares y tus asanas también, por supuesto, como siempre 😉

Miles de gracias super teacher por hacer que este deseando ir a TU clase todos los días !!!!!

Responder
Author’s gravatar

Gracias Laura, que bonito todo lo que me dices…me emocionas.
Para cuando tu experiencia de Yoga? Ala, te lo suelto aquí, en público, delante de todo el mundo ¡¡queremos tu experiencia de Yoga!!
Que grande Tich Nhat Hanh, que grande es.
Un besazo Lauris!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *