Micro-formación #07:
cómo organizar nuestra práctica de Yoga


Algo que todos los que practicamos Yoga tenemos en común es que en ocasiones tenemos dudas sobre cómo organizar nuestra práctica.

Sobre todo cuando empezamos a practicar, a los miedos sobre qué posturas hacer o cuales no hacer se le suma el cómo organizarse con el tiempo que se tiene y los días a la semana de los que se disponen que, a veces son dos o tres.

Antes de seguir déjame decirte que dos o tres días de práctica a la semana están muy bien y yo lo consideraría una muy buena práctica personal. Si a ello le puedes sumar uno o dos días de hacer simplemente unos minutos de silencio, tendrás una práctica muy completa y en la que verás resultados muy pronto.

Pero bueno, ahí están las grandes preguntas de ¿cómo puedo seguir una rutina? ¿qué puedo hacer sin hacerme daño?

Fíjate que podríamos decir que hay 5 grupos importantes de posturas:

  • Asanas de Pie
  • Asanas hacia delante (extensiones hacia delante)
  • Asanas hacia atrás (extensiones hacia atrás)
  • Asanas de equilibrio
  • Asanas restaurativas

Podríamos plantearnos, el día que vayamos a practicar, estudiar uno de estos grupos. Si bien en una misma secuencia se harán Asanas que también corresponden a otros grupos para que la sesión sea equilibrada, nuestro objetivo principal será uno de estos grupos de posturas.

Aquí analizo el primer grupo de posturas de una forma detallada.

Una sesión de una hora, estaría genial pero, si tienes menos tiempo, puedes hacer una práctica ligera haciendo unas cuantas torsiones, estirando un poquito las piernas,  y movilizando las caderas. Así mantendrás la musculatura elongada y las articulaciones bien lubricadas.

5 Ideas para organizar nuestra práctica

Vamos a ver 5 puntos que creo esenciales a la hora de practicar o enseñar Yoga. Serán nuestros cimientos y timón. Y son aplicables a cualquier escuela y no se cierran en formas fijas.

Para organizar una práctica que nos motive y transforme deberíamos llevar a cabo los siguientes puntos:

  1. Tener una idea clara de lo que vamos a hacer en nuestro ratito de práctica.
    Esto es lo que hemos visto antes con los grupos de posturas pero lo desarrollaré un poco más en las siguientes micro-formaciones.
  2. Pensar en los conceptos clave para avanzar.
    Es decir, saber qué preparativas nos ayudan más en nuestro caso particular y qué asanas nos llevan a otras para avanzar con seguridad y claridad.
  3. Diseñar un objetivo o estrategía a corto o medio plazo.
    Aunque seamos novatos, tener en mente qué vamos a hacer en nuestras siguientes 4 o 5 prácticas, nos permite tener claro, qué vamos a hacer hoy y, en vez de ver que no podemos abarcarlo todo será al contrario, nos ayudará a segmentar y clarificar qué estamos practicando.
  4. Potenciar lo que más nos cueste al margen de la sesión.
    Es decir, dedicarle un ratito dentro de la secuencia que vayamos a hacer, a darle un extra a aquello que sabemos que tenemos más acortado o limitado, por ejemplo dedicándole unos minutos extra a estirar las piernas o movilizar las caderas.
  5. Ver secuencias y analizarlas.
    Pensar qué se está buscando con la consecución de Asanas por parte del profesor y poner en práctica alguna de estas secuencias.

Dedicarle un rato a reflexionar en estos puntos nos ayudará a tener una práctica más fresca y motivadora que nos llenará de interés por mejorar poco a poco nuestro Yoga.

Te dejo aquí 60 secuencias de Yoga en abierto.
Cada secuencia tiene  una explicación de la sesión y  el nombre de la postura con su foto para que puedas practicar de una manera ordenada.

Como decía, desarrollaré cada uno de estos puntos en próximas micro-formaciones.

Espero que estas ideas te sirvan para mejorar tu práctica y que te motiven para subirte al antideslizante.

Si te apetece practicar conmigo te veo en el curso.


⇣ Te veo en la Sala de Práctica 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *