¿Cual es Tu Experiencia de Yoga?


¿Que tal Yogis y Yoginis? Yo estoy muy contento por esta entrada, ¡mucho! y, ¿sabéis por qué?, ¿no?, pues yo os lo cuento.

Veréis, en Julio os mande un mail a todos los que estáis suscritos a la newsletter un mail preguntando si queriais escribir en CallateyhazYoga contándome y contándole a todos vuestra experiencia en el Yoga. Qué os impulsó a comenzar la práctica, cuánto tiempo llevabais practicando y que cosas han cambiado desde entonces. Varios fuisteis los que habéis compartido esta Experiencia de Yoga conmigo y habéis tenido a bien que yo a su vez la comparta con todos los lectores de esta Web. Al menos una vez al mes quiero compartir estas experiencias de Yoga pues me parecen reveladoras, genuinas y llenas de valor. Os invito a todos una vez más a que compartáis esta experiencia mandándome un mail o rellenando el formulario de contacto. Haremos que la Web esté más viva, le daremos razones a todo el que caiga aquí para ponerse a practicar y animaremos a los que llevan poco tiempo o llevan mucho y necesitan algo de gasolina para continuar.
Sea cual sea esa experiencia que tenéis en el Yoga, si llevais un mes practicando o si llevas 10 años, creo que puede ser interesante y muy útil para todos nosotros, para mi al menos, sí que lo es.

Gracias Manuel y gracias a todos los que me habéis mandado ya vuestro Yoga. Poco a poco compartiremos por aquí nuestra humilde practica en esta maravillosa ciencia que es el Yoga. El conocimiento, si no se comparte, se oxida.
Os dejo con manuel, un gran practicante de Yoga y de Vida que comparte su visión del yoga y algunas cosas más. A mi se me hizo corto, ¡ya le he pedido la ampliación!

 

Una Experiencia de Yoga:  Manuel Villalba

 

Hola Jorge, te cuento mi historia con el yoga.
Empecé hace tres años, en febrero o marzo de 2013. En la Escuela Internacional de Yoga de Madrid que está por Fuencarral, en Chamberí.
Siempre me ha atraído el pensamiento de oriente y especialmente, porque me resulta más fácil entender su pensamiento, los pensadores occidentales que han tenido contacto con Oriente, como por ejemplo Anthony de Mello (que citas en tu blog) o el también jesuita Hugo M. Enomiya-Lassalle.
El budismo, el Yoga, el Zen, siempre me han parecido contener una gran sabiduría que nos ayuda a encontrar el sentido y la serenidad ysiempre he encontrado la conexión entre estos camino de paz de oriente y la mística cristiana con la que por cultura y por creencias me resulta más fácil conectar.
En la Escuela Internacional de Yoga, que está muy cerca de mi trabajo, impartían en la fecha que te digo un curso de iniciación que duraba dos o tres meses, quiero recordar y que me coincidía con la hora de comer.
Me decidí a probar, pagué el curso y me dispuse a adentrarme en el mundo del yoga y de camino a hacer un poco de dieta saltándome la comida un par de días por semana.
La maestra; Paquita Villalba (Villalba como yo), consiguió en esas semanas que me quedara enganchado en el yoga, así de sencillo, eso es lo consiguió y sin duda me hizo un regalo al que no se le puede poner precio.
Debo reconocer que hoy sigo practicando yoga y tengo la intención de seguir practicándolo siempre, porque pagué un curso completo, porque si hubiese ido a las dos o tres clases primeras posiblemente no habría perseverado, o mejor dicho no habría entendido nada y lo habría dejado.
Empecé a entender cuando escuché eso de que en «yoga no hay competencia ni con uno mismo», esa frase me impactó, me hizo reflexionar bastante y me abrió las puertas de un camino muy estimulante de transformación, de cambio, de entendimiento.
Después de tres años practicando intuyo dos cosas, la primera, que más que intuición es certeza, que estoy al principio del camino, me queda todo por aprender, todo por comprender y la segunda que el yoga verdaderamente hace efecto en la mente, en la psicología de una manera sutil, progresiva, silenciosa, misteriosa y sorprendente.
Este efecto en la mente es algo que experimenté recientemente, cuando ante una dificultad de esas que nos asaltan en el día a día, de pronto me sentí afrontándola como se afronta un Asana y en lugar de obtener malestar por la situación, obtuve energía.
Me sentí bien  y me sentí realmente sorprendido y pensé para mi mismo ¡¡¡de esto se trataba!!!, fue una experiencia involuntaria, ocurrió de manera espontánea y luego han venido otras dificultades del día a día que como de costumbre me han robado la energía ellas a mi y no las he vivido como un Asana, pero entiendo que es normal, sólo estoy al principio del camino, esta experiencia ha sido como un fogonazo de luz que me invita a continuar la practica del yoga con el deseo de volver a experimentar esa paz.
Para mi podría ser algo parecido a la búsqueda de estar en gracia de Dios, cuando lo experimentas una vez ya siempre la buscas aunque la vida  y este mundo de locos no suele ayudarnos a encontrar esa gracia y normalmente estamos perdidos en el error y lejos de Dios, la esperanza de volver a sentir un bienestar tan extremo nos impulsa a perseverar y a seguir buscando en lo más profundo.
Te doy las gracias por poder contarte mi experiencia y especialmente te doy las gracias por las cosas que sigo aprendiendo contigo, estoy muy agradecido al yoga y si más gente lo practicara posiblemente el mundo cambiaría.
Un saludo
Manuel Villalba

Entonces que, ¿cual es Tu Experiencia de Yoga? ¿Nos la cuentas a todos?


Comentarios (4)

Author’s gravatar

Muchas gracias Manuel por contar tu experiencia, me siento muy identificada con muchas de las cosas que cuentas, para mí la palabra clave es «búsqueda» y como dice una preciosa canción muy conocida…todavía no he encontrado lo que estoy buscando…
¡Con lo cual, espero que el yoga me acompañe el resto de mi vida!

Gracias Jorge

Responder
Author’s gravatar

Gracias a ti Nines por pasarte!
Si, me parece muy bonita la experiencia de Manuel, a mi me inspira mucho escuchar y leer las historias de cualquiera que practica.
Nines, nos encantaría saber la tuya, ahí lo dejo!
Un besazo grande guapisima!

Responder
Author’s gravatar

No quería dejar pasar la ocasión de tu petición y comentar mi pequeña experiencia en el tema del yoga.
Desde hace unos tres años estoy en el yoga, gracias a esa estrella que me guía en el camino de la vida hacia cosas que me convienen, que me hacen crecer como persona, que me dan paz interior. Creo que si hubiese llegado en otro momento de mi vida no lo hubiera valorado; no estaba preparada ni en disposición. La frase “Cuando el alumno está preparado aparece el maestro” para mi es muy reveladora, me ha ocurrido en otro temas.
Recuerdo el primer día que llegaste a clase, te vi con mucha humildad y con mucho respeto a lo que estabas haciendo.
A la salida de clase había compañeras que me decían, no puedo con este yoga tan diferente, para esto me voy a pilates, yo pensaba, a mi me encanta, me estira de forma consciente visualizando lo que hago, no estar todo el tiempo a oscuras. Oir decir los nombres de las asanas, me produjo una sensación de curiosidad por lo desconocido; nunca lo había oído.
La primera vez que me colocaste los omoplatos pensé: pero si tiene unas manos de ángel…Tengo esa sensación grabada.
Los beneficios físicos que he notado con la practica son notorios: no me duelen las piernas, camino mas recta, tengo menos mochila en la espalda, jiji!
Además me da la oportunidad de conocer y reflexionar sobre una cultura y una filosofía muy desconocida para mi.
Estoy muy agradecida de haber conocido a personas muy queridas y poder beneficiarme de su conocimiento y sabiduría.
Jorge, tienes bastante que ver en todo esto, MG.
Namasté

Responder
Author’s gravatar

Me alegras los dias con tus comentarios felipa, te lo digo de verdad!
Me encanta el pequeño relato de tu experiencia en el Yoga, creo que hay que estar dispuesto para aprender si realmente se desea aprender y tu siempre vas con esa actitud Felipa. Eso te hace muy grande y por eso se nota como dices en tu día a día ese beneficio del Yoga.
No puedo mas que darte las gracias!!!!!❤️

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *