¡CállateyhazYoga episodio 23. Dale al Play!
Te dejo una transcripción del Podcast por si lo quieres leer.


Bienvenidos a CállateyhazYoga el Podcast en el que hablamos de Yoga: de la práctica, la teoría, las escuelas, los maestros, las posturas, los libros y toda lo relacionado con esta maravillosa práctica. Hablamos de Yoga de manera normal, con los pies en la tierra y con sentido del humor, hablamos de Yoga en definitiva como si lo hiciéramos de cualquier otro tema. Soy Jorge Caballero, un practicante de Yoga, que también imparte clases desde hace tiempo.

Hoy vamos a hacer un repaso a las 3 Gunas que ya vimos en un post rápidamente.

Pero antes recordaros que ya tenemos en marcha el Curso de Yoga para gente Normal y que estoy muy contento. Y es así porque en el curso hay alumnos de todos los niveles y de todas partes, gente que nunca había hecho Yoga, y gente que ya llevaba practicando tiempo y el feedback está siendo genial, muchas gracias a los que os estáis apuntando estos días. Os recuerdo que para acceder a las clases de Yoga online de la web el precio son 10 euros al mes y tenéis de todo, clases semanales nuevas, propósitos y monográficos que empiezan el mes que viene y contacto conmigo directo para resolver cualquier duda del curso, miradlo que está muy bien y además si os apuntáis a la newsletter podéis ver una clase totalmente gratuita para que veáis como es la dinámica que seguimos en el curso.  También sabéis que hay muchísimo material en audio, escrito y vídeos en el blog así que miradlo que está muy bien. Venga, no me enrollo más, vamos con el episodio de hoy.

Las tres Gunas cambian nuestra práctica de Yoga

Mirad, allá por marzo y abril hice un par de entradas en las que comentaba brevemente lo de las tres Gunas: que eran,  que significaba y porque es buena idea tenerlo en cuenta a la hora de practicar Yoga sea el estilo que sea el que practicamos.

Tener esto en cuenta te puede cambiar completamente tu práctica, tanto la actitud al practicar, como las Asanas en sí. Es tan sencillo y a la vez tan profundo que, como todo lo sencillo, es muy efectivo y funciona muy bien.

Pero vamos al lío.

¿Qué son las Tres Gunas?

Algunos ya sabreis de que va el concepto de las Tres Gunas en el Yoga pero dejadme que hable un poco de ello.

Las tres Gunas son las 3 cualidades o atributos de la naturaleza que, según la tradición hindú. Todas las cosas en la naturaleza  están compuestas por estas tres características y presentes en todo lo que vemos y hacemos en mayor o menor medida y son las siguientes:

Rajas, Tamas y Satvas.

  1. Rajas: hace referencia a la cualidad más agresiva o áspera del naturaleza también se  asocia al movimiento.
  2. Tamas: por su parte se refiere a la cualidad de inercia o pesadez, algo a lo que le falta gracia o movimiento.
  3. Satvas: Es la cualidad del equilibrio, la pureza.

Este sencillo concepto, como os decía hace un momento, puede cambiar completamente la manera en la que practicamos Yoga, y vamos a ver por qué.

En nuestra práctica, a nivel físico, estamos presentes en las tres fases de las posturas. Esto lo tenéis ampliado en el episodio número 9 del podcast y  que dedique solo a este concepto.

Las tres fases de las Asanas de Yoga

Las tres fases de las posturas son la fase muscular, la orgánica y la articular.
Así, haciendo una determinada postura, prestaremos atención a que la fase muscular esté activa pero sin ser demasiado dura, para que la fase articular pueda darse: es decir que la articulación este móvil o lista para moverse y con la creación de espacio necesaria para su salud. Además está  la fase orgánica, que si la fase muscular y articular están bien ejecutadas, los elementos orgánicos como vientre, cerebro y órganos internos pueden estar en pasividad. Osea que la estructura activa cuida de que los elementos pasivos estén funcionando correctamente.

Así mismo Rajas Tamas y Satvas, son un complemento a cada una de estas fases en particular y a las tres en general. Vamos a ver por qué pero tranquilo, que es muy fácil y todo esto no tiene que ser cosas que estemos controlando y nos vuelvan locos, sino que al final es una actitud mental  ante un Asana o una secuencia de Asanas.

Voy a poner algún ejemplo de como funciona esto pero sin ninguna postura en concreto. Imagina la que tu quieras. Creo que va a ser más útil que cada uno se imagine el Asana que quiera.

Uniendo las Gunas y las Asanas

Empecemos con Rajas
Rajas decimos que es la cualidad agresiva o áspera, casi violenta. ¿Que pasará con una postura que en general, esté bañada de esta característica o que nuestra actitud en ese Asana está dirigida por Rajas sin darnos cuenta? Pues que estaremos en un Asana apretando mucho la musculatura, una postura muy rígida.  Será una postura desagradable, incómoda, violenta. No estaremos a gusto, o al menos vamos a estar tensos, con lo que las tres fases de las posturas no podrán darse.

Podríamos decir que si la fase muscular está muy activa o solo nos centramos en ello y apretamos mucho la musculatura, Rajas aparecerá y dominara esa postura y la fase orgánica no funcionará correctamente pues la parte articular tampoco permitirá que esto suceda. Podríamos decir también como una fase articular muy activa puede cargarse de rajas, pero bueno, creo que lo vemos mejor con ese apretarse de la musculatura, así que lo dejamos así.

Tamas por su parte  es la inercia o pesadez
A veces, cansados mental o físicamente, podemos dejarnos llevar por esta Guna. Imagina cualquier postura y piensa que no haces nada, que entras en el Asana pero no ajustas las tres fases de la postura. Imagina que desconectas de la fase muscular. Si pasa esto, la fase articular tampoco se dará pues en las posturas la articulación necesita al músculo para colocarse en su lugar o para no asumir pesos que no debe asumir.

Pero es que la fase orgánica tampoco se dará pues no tiene un punto fijo desde la cual puede abandonarse y estar tranquila esa fase. Lo que decimos muchas veces por ejemplo de las piernas: Estas, dan soporte a la espalda y al cerebro, con lo que deben tener la acción justa.

Os estaréis dando cuenta además que a parte de en las posturas, a veces vamos por la vida con esta rigidez de Rajas o está inercia de Tamas, ¿verdad? Si es que el Yoga vale para todo!

Bueno, pero nos falta una y esta es en la que tenemos que estar atentos pues nos va a cambiar un Asana, la práctica y hasta la percepción de otras cosas, veréis.

¿Que pasa si lo que tenemos es Satvas presente, esa pureza y equilibrio?

Si organizamos la ejecución de cualquier postura con Satvas presente, está se dará de manera naturalmente activa y potente, sin rigideces, y dejando los espacios y las pasividades propias de la postura.

La fase muscular, lejos de Rajas y Tamas podrá ajustarse bien, dando paso a una fase articular llena de espacio, movimiento y fluidez. La fase orgánica vendrá por sí misma, pues los elementos como cerebro, rostro y vientre notarán un soporte muscular y un ajuste articular que pueden aprovechar para estar blanditos y pasivos, funcionando como deben.

Dentro de una secuencia de posturas con Satvas presente, esta se dará con cansancio pero no impedirá que vayamos ajustando más y más a medida que el cuerpo se agota. A veces cuando practicamos y el cuerpo se agota, vamos tirando más y más de la fase muscular y nos vamos tensando. Pero observando Satvas podremos controlar eso y ver que la secuencia es un todo y que tenemos que avanzar en ella con potencia, firmeza y acción pero con suavidad, calma, y fluidez.

Esto nos hace libres en la práctica, esto hace de la práctica una meditación en acción profunda y podemos ver entonces  la hondura del Asana y de la secuencia con total claridad. Nos alejamos del esfuerzo sin más, de la rigidez de la precisión y precisamente esa precisión se hará más fina porque bañaremos las acciones con la pureza de Satvas.

¿Cómo hacemos esto practicando Yoga en casa?

Tanto haciendo Yoga en casa como en clase podemos observar de manera fácil todo esto.
No es algo esotérico, es una actitud con lo que hacemos. No es volvernos robots y estar a mil procesos a la vez. Es ver, en tiempo real, el conjunto de nuestras acciones como un todo lleno de potencia, estabilidad, fluidez, calma, pasividad, claridad y consciencia.

Imaginaos cómo cambia nuestra percepción de lo que hacemos, de cómo lo hacemos y de cómo nos relacionamos con lo que hacemos.

Evidentemente, en un principio de nuestra práctica hay que sudar. Traemos a las posturas un cuerpo externo y un cuerpo interno y  contenido mental, creado de años de malas posturas, patrones mentales inadecuados para una vida plena. El Yoga se va a encargar de mejorar todo eso, pero habrá que sudar un poco. Y hay que sudar, porque no se cambian unas piernas desalineadas en tres días ni cambian actitudes en una semana. Pero si desde el principio vemos estas tres Gunas, las observamos y tratamos de ajustarlas tanto como las tres fases de la postura, os aseguro que nuestra práctica de Yoga tendrá un sabor espiritual desde el principio, tendrá un sabor dulce desde el principio y nos daremos cuenta de que estamos haciendo algo que nos conecta y fusiona con la creación misma del mundo.

También podríamos resumirlo en: ¿cuanto Savasana y cuanto Tadasana tiene mi postura? Pero eso lo hablaremos en otro episodio del Podcast.

Os animo a practicar con esto en el fondo de la consciencia  a ver que pasa. Tan atentos a las tres fases de la postura como a las tres Gunas. Viendo como funcionan y se entrelazan en un baile sin fin: en las Asanas, y en la secuencia que estemos haciendo.

Espero que me sigas acompañando en este pequeño y humilde viaje de Yoga y que podamos seguir aprendiendo todos juntos porque al final ese es el objetivo del Yoga y de la vida.

Os espero en los comentarios de la Web  y os animo a apuntaros al Curso de Yoga y empecéis a practicar Yoga en casa con con esta pequeña comunidad de Yogis y Yoginis Normales que estamos haciendo poco a poco en CállateyhazYoga.

Nos escuchamos en dos semanas.

Es todo por hoy

Hari Om Tat Sat!

Comentarios (8)

Author’s gravatar

Cuando se tiene flexibilidad, y en alguna asana se abren demasiado las piernas, mas de lo necesario… es cuando aparece Rajas debido a que la musculatura está demasiado tensa.. es así?
Después de escuchar el podcast, este ejemplo que comento es uno en el que puedo identificar las Gunas.
Creo que volveré a escuchar el podcast 😉
Gracias!!!!

Responder
Author’s gravatar

Lo has pillado a la primera Yolanda!
Así es, sería un ejemplo claro, cuando nos pasamos y sobre-estiramos, exacto. Yo pongo el ejemplo en el podcast de cuando en un asana aprietas mucho la musculatura pero este ejemplo sería también algo claro en este sentido. Que genial Yolanda!
Gracias a ti, por todo guapa.

Responder
Author’s gravatar

Muchas gracias Jorge. Esto de las tres Gunas tambien se utiliza para Ayurveda, con respecto a los alimentos no?

Responder
Author’s gravatar

Hola Andrea!
Lo del ayurveda es diferente, ellos se refieren a las tres ‘doshas’. Estas son tres energías que estan presentes en nuestro organismo en mayor o menor medida. Se conocen como: Vata, Pitta y Kapha. No se mucho más al respecto, lo siento, a ver si un día entrevisto a alguien que sepa mucho de medicina Ayurvédica y que nos cuente, puede ser muy interesante!!!!
Un abrazo Andrea!

Responder
Author’s gravatar

Gracias Jorge por tu respuesta, yo me referia a esto:
En la antigua civilización hinduísta se consideraba que el mundo es un templo formado por lo sátvico —el equilibrio espiritual—, lo rajásico —la pasión y energía— y lo tamásico —lo pesado, lento, inerte—. Las tres grandes fuerzas invisibles están en todas las cosas vivas y deben mantenerse en equilibrio. Esta sabiduría ancestral se relaciona con el cuerpo hasta lo más íntimo y con el fin de lograr el ansiado equilibrio vital, la alimentación ayurvédica (antigua disciplina alimentaria y medicinal) clasificó a los alimentos según estas energías, de modo que podemos escoger lo que debemos comer para equilibrar nuestra energía.

Responder
Author’s gravatar

Anda!
Recuerdo que un compañero hace muchos años me comento algo al respecto pero lo había olvidado hasta que me has mandado eso. Claro, si es que tiene sentido totalmente, es muy bueno lo de ver también los alimentos de esa manera, me lo apunto, gran aporte Andrea, muy bueno, muchas gracias!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *