¡CállateyhazYoga episodio 39. Dale al Play!
Técnicas de meditación minimalista
Te dejo una transcripción del Podcast por si lo quieres leer


Bienvenidos a CállateyhazYoga el Podcast en el que hablamos de Yoga: de la práctica, la teoría, las escuelas, los maestros, las posturas, los libros y toda lo relacionado con esta maravillosa práctica. Hablamos de Yoga de manera normal, con los pies en la tierra y con sentido del humor, hablamos de Yoga en definitiva como si lo hiciéramos de cualquier otro tema. Soy Jorge Caballero, un practicante de Yoga, que también imparte clases desde hace tiempo.

Hoy voy a hablar de meditación y de tres técnicas para hacerla.

Pero antes quiero recordaros que visiteis el curso de Yoga para gente normal.
La Sala de Práctica tiene 6 secciones: Las lecciones, clases de entre 1h15’ y 1h30’ en las que vemos cómo practicar Yoga desde el principio paso a paso con secuencias muy equilibradas para no hacernos daño y aprender bien. Las Rutinas, prácticas de entre 5’ y 40’ en las que tenemos rutinas de Yoga para antes de acostarse, o para hacer al levantarse de la cama, o en el trabajo, etcétera. Los Monográficos que son clases específicas hablando de algo en concreto, el primero que estamos haciendo ahora es el dolor lumbar y que ya está subido el vídeo de la teoría donde hablo de la biomecánica de la lumbar. También está el Laboratorio donde vemos las posturas pasoa  paso en detalle, cada postura con su vídeo individual y sus aplicaciones terapéuticas. Y , el apartado de Yoga y Salud donde vemos trucos para las lesiones del día a día.
Tanto si eres alumno como si eres profesor cada sección está diseñada para que aprendas desde la base o tengas herramientas para enseñar a tus alumnos.
Por 10€ al mes puedes entrar en mi plataforma de Yoga, en la que tienes todo el contenido necesario para aprender y enseñar Yoga.


 

El Budismo y la meditación

A veces la meditación suscita mucho misterio en su ejecución. Hay tantas técnicas y métodos que nos preocupa cómo hacerla, que hacer y con qué escuela abordarla.
Lo mejor de la meditación es que va implícita en nosotros, la tenemos disponible siempre. Es, en esencia, nuestro estado natural.
Si tenemos esto en mente, la ejecución se vuelve mucho más accesible y todo es más sencillo, y es que así es.

En las escuelas Budistas nos recuerdan que el estado de meditación , así como el nirvana, no es algo a lo que tengamos que ir, sino que es nuestra esencia más íntima y pura, con lo que no tenemos que ir a ninguna parte, porque ya estamos allí. No tenemos que hacer nada, porque es lo que somos.
En las escuelas budistas nos enseñan que lo único que tenemos que hacer es quitar lo que sobra, limpiar el objetivo, para que lo que ya somos aparezca. Creo que este es un buen punto de partida para hacer meditación y para la vida misma.
La meditación no es algo a lo que tenga que ir porque mi mente es ya una mente pura, solo tengo que quitar lo que sobra para que la naturaleza de la mente aparezca.

Por eso insisto tanto en que la gente no se preocupe por cómo hace meditación, no es la escuela o la técnica, sino la constancia en la ejecución la que nos mejora por dentro y por fuera. Hay toda clase de cursos de meditación  por los que a veces se pagan miles de euros. Está bien, no lo critico para nada, me parece correcto que alguien que se trabaja un método lo valore como cree que se debe valorar, solo que como es algo que ya tenemos, es algo nuestro por definición, creo que darle muchas vueltas al hecho de meditar le quita precisamente la pureza.

 

Lo más importante de todo: la meditación no es la técnica que usamos para hacer la meditación, sino el destino natural.

 

La meditación y sus técnicas y escuelas

Cada escuela, ya sea de Yoga, de budismo, o hinduismo tienen sus técnicas. Como ya adelantaba en el episodio 27 hay infinidad de técnicas para llegar al estado meditativo: podemos escribir Mantras en un cuaderno, o Likhita Japa. Podemos girar sin parar tal como hacen los Sufíes en su Giro Derviche o caminar y caminar como en el Budismo Zen en sus Kinhin. El mindfulness por ejemplo, que es una escuela moderna de meditación, tiene sus técnicas entre las que se encuentran principalmente 8 que son un resumen de las técnicas de las escuelas que he mencionado anteriormente. Es decir, que aglutinan o cogen la esencia de esas técnicas porque se sabe que son las más efectivas y eficaces. Con lo cual, desde las escuelas más antiguas hasta las más novedosas se puede decir que hacen lo mismo. Esto nos da una idea clara de lo que antes comentaba: la meditación no es la herramienta, sino el propósito del uso de esa herramienta.

Así que no nos tenemos que preocupar mucho por con quién vamos a hacer meditación o como la hacemos. O a qué hora la realizamos ni ninguna de esas formas fijas de hacer las cosas que solo nos conducen a la frustración de no haber conseguido tal o cual cosa que es solo lo que alguien cree que es correcto. Por ejemplo sería una locura sentarse a hacer meditación durante 1 hora la primera vez que nos pusiéramos a ello. ¿esto tiene sentido para cualquiera, no? Es como si la primera vez que hiciéramos Yoga nos metieramos en una clase avanzada de 4 horas.

Si tenemos esto presente, todo sobra. Es decir, imaginemos que tenemos que llegar del Punto A al punto B. Para esto utilizamos un vehículo, el que más se ajustase a nuestras preferencias, pero tendríamos claro que el vehículo no es el punto de llegada, ¿no es así? Pues con la meditación sucede lo mismo, no es el vehículo, sino lo que logramos con ese vehículo. Insisto mucho en este punto porque justamente pasa lo contrario cuando alguien se pone a hacer meditación, parece que lo importante es la herramienta que utiliza y no lo que quiere conseguir con esa herramienta. Ya hablo de meditación en el episodio 27 del podcast y sobre esto, pero quería poner el acento una vez más sobre ello antes de meterme a hablar de las técnicas.

Así que resumiendo, la calma mental alcanzada por la meditación es un estado natural que hemos olvidado. No es algo a lo que tengamos que llegar. Ya está ahí, solo que el objetivo con el que miramos la realidad está tapado y lo tenemos que limpiar para poder ver con más claridad.

 

Meditación minimalista

A mi me gusta simplificar las cosas, soy minimalista para todo, y siempre funciona.
Con la meditación sucede lo mismo: cuanto más minimalistas seamos con las herramientas, más eficacia tendrán. Cuantas menos vueltas le demos a la técnica, más pronto llegaremos a la esencia. Y ojo, porque paradójicamente a  muchas personas no les vale esto y precisamente buscan una técnica más enrevesada o compleja porque la sencillez les parece vacía de valor. Ojo, esto lo he visto en muchas ocasiones con la meditación.

Siempre busco lo mismo: Acciones sencillas, resultados maravillosos.

 

Postura, tiempo, hora y pensamientos

Hoy de la postura y su importancia para hacer meditación no voy a decir nada porque hable más sobre ello en el episodio 27, así que os remito a él si queréis saber más, pero decir que nos sentaremos con la altura necesaria para que nuestras rodillas estén al menos en línea con nuestras caderas para que no se nos colapse la lumbar si estamos sentados con las piernas cruzadas y la columna debe estar estirada como una flecha.

El tiempo: yo empezaria con tiempos de entre 5 y 15 minutos y estaría así una temporada. La hora del día para hacerlo: cuando creas que es mejor para ti. Puedes probar en diferentes momentos y seguro que te quedas con uno rápidamente.

Una cosa importante que tenemos que tener en cuenta cuando empezamos a hacer meditación es que al principio es normal que los pensamientos aparezcan. Nos lo tenemos que tomar como la primera señal de que nos estamos haciendo más presentes y nos damos cuenta de cuánto movimiento hay en nuestro interior. No pasa nada, es algo natural, aceptalo y sigue conectando con la respiración. La idea es dejar pasar los pensamientos que aparezcan sin alimentarlos. Y si aparecen muchos podemos pasar de una técnica a otra para centrar la atención  de otra manera. Pero como digo, al principio, es lógico. Como también puede pasar que nos empiece a picar una pierna o lo que sea. Lo mejor es rascarse sin más y seguir a lo nuestro para no entrar en ese pensamiento de: me pica, pero estoy meditando y tengo que ser capaz de que no me moleste y entonces me aguanto, pero me pica…etcétera. Es más efectivo que nos rasquemos y sigamos sin más importancia. Y cambia la postura, no pasa nada porque nos movamos a mitad del tiempo que vayamos a hacer para cambiar el cruce de las piernas, nuestras caderas lo agradecerán.

Tres técnicas de meditación

Os presento tres técnicas de meditación basadas en la respiración, las tres más clásicas y sencillas. Para mi las más potentes y directas para tener una mente más clara, y que tendrán un impacto sobre nosotros que solo sabremos cuando nos pongamos a hacer meditación.

Si, lo siento, la técnica más directa para la meditación es tan sencilla como seguir tu respiración. Lo lamento, no tengo nada más complicado. Es así, tal cual. No busquemos más, no hace falta. Lo puedes hacer en el coche, el la cola del super, cuando esperas a alguien, en la cama, comiendo…o reservarte un ratito cada día para, sencillamente, observar la respiración. Es mi técnica favorita, sin lugar a dudas.

Las tres maneras que voy a proponer de hacer meditación observando el ciclo respiratorio se pueden combinar entre ellas, podemos pasar de una a otra o quedarnos solo con una. A veces de manera natural pasamos casi sin darnos cuenta de técnica a técnica, y esto revela su esencia de que es algo tan lógico y normal que se produce casi involuntariamente a medida que la mente se va calmando y apaciguando.

Vamos a ver las técnicas y verás que no me entretengo mucho en ellas, ya que precisamente quiero que se vea la sencillez de las mismas.

1) El ciclo respiratorio

El ciclo respiratorio es tan largo y toca en tantos sitios, que es una pasada para conectarse con la presencia mental.
Fíjate que el ciclo respiratorio tiene dos fases, la inhalación y la exhalación.
En un principio podríamos sin más repetir mentalmente: inhalo, exhalo. Inhalo, exhalo, y así repetidamente observando como el aire entra y sale. Si hacemos esto, poco a poco esa voz en la mente se irá alejando y solo se quedará en nuestra mente la inhalación y la exhalación. La inhalación  la exhalación y poco a poco nuestra mente se calmará y se quedará en ese ir y venir de la respiración.
Tómate tu tiempo. Siéntate y quédate un rato sin hacer nada, solo observando como van y vienen los pensamientos. Después, comienza a repetir ese sencillo inhalo y exhalo, sin pretensiones, sin querer hacerlo bien ni mal, solo con ese inhalo, exhalo. Verás que poco a poco te vas más con la inhalación y la exhalación que con tus pensamientos. Todo poco a poco, conectando con esa respiración gradualmente. Esto te va a llevar cada vez más dentro y tu voz mental se quedará más alejada.
Pruébalo porque es una pasada, es tan sencillo que podemos pensar que no funciona, pero funciona muy bien.

2) El roce del aire

Otro punto donde podemos enfocarnos con la respiración es en el roce del aire en el interior de las fosas nasales. Aún recuerdo la primera vez que mi maestro me dio esa instrucción. Fue extremadamente  revelador, y aún se la doy yo a mis alumnos.

Así que para hacer esto no hay que repetirse nada, no hay que decirse nada, simplemente tenemos que observar el roce que hace el aire al entrar y salir en el interior de las fosas nasales. Tenemos que estar atentos a ese rozar del aire y la sensación física que nos deja. Está manera de buscar la meditación es muy potente porque te conecta enseguida con tu yo más íntimo de manera casi inmediata. Es una auto observación directa porque estamos poniendo el foco en algo que no para de suceder, ese constante ir y venir y su taco físico. Sencillamente nos sentamos y llevamos la atención a ese roce del aire, ese contacto que hace el aire en el interior de las fosas nasales. Lo notaremos suave y en esa suavidad es donde nos transportamos al estado meditativo. Es una conexión brutal con nuestra esencia íntima y está todo el rato ahí.
Si la mente se va, no te pelees con ella, déjala un poco que haga lo que quiera y en seguida dirige de nuevo la atención al suave roce del aire en el interior de tus fosas nasales, observando el movimiento y el contacto. Si juntas las manos delante del pecho se acentuará esa sensación porque tienes dos contactos, el aire y la respiración, y crea un feedback muy interesante. Igual que antes,pruébalo porque la experiencia es mucho más de lo que pueda relatar aquí yo.

Si tengo que elegir una manera de hacer meditación elijo está sin lugar a dudas, no hay nada más potente que esto para mi.

3) El movimiento natural

La última forma que os voy a proponer en la de observar los movimientos del tórax con el ciclo respiratorio. Está técnica a veces potencia que queramos que se mueva más de lo que se mueve y hay que estar atentos a que esto no suceda, pero en cuanto podamos con eso lo tendremos. La respiración va a mecernos continuamente y, al igual que en la técnica anterior, nos conectará enseguida con la presencia mental. Simplemente seguiremos eseo movimientos, ese incesante mecernos con nuestra propia respiración. El foco puesto en ese movimiento continuo dará paso a una meditación en el que la observación concreta en los movimientos al principio, se quedará en un eco lejano. Pocoa poco nos movemos, poco a poco lo observamos y poco a poco nos vamos meciendo continuamente. ver´s que puedes unirlo a la técnica anterior y observar tanto el roce del aire como el movimiento del tórax y de nuevo tienes ese contacto íntimo con lo más profundo de la mente.

De manera natural observaremos las pausas que hay entre inhalación y exhalación. Y la mente reposará ahí también en esas pausas. Es muy agradable y un lugar donde la mente también reposa y que se dará en las tres técnicas.

Lo mejor de la meditación es que abre un camino que cuando tienes cierto dominio sobre él y sabes por donde se mueve, en casi cualquier momento te puedes conectar ahí. No porque sepamos llegar más rápido, sino porque como he dicho el principio.

La meditación es nuestra esencia íntima y algo que ya tenemos dentro. Es de lo que estamos hechos.

 


Espero que me sigas acompañando en este pequeño y humilde viaje de Yoga y que podamos seguir aprendiendo todos juntos porque al final ese es el objetivo del Yoga y de la vida.

Os espero en los comentarios de la Web  y os animo a apuntaros al Curso de Yoga y empecéis a practicar Yoga en casa con con esta pequeña comunidad de Yogis y Yoginis Normales que estamos haciendo poco a poco en CállateyhazYoga.

Nos escuchamos en el próximo episodio

Es todo por hoy

¡Hari Om Tat Sat!

 


Entra en la Sala de Práctica:
6 categorías donde encontrarás todo para aprender y enseñar Yoga


sala de practica de yoga secciones

Comentarios (5)

Author’s gravatar

Jorge, cuando comentas que la meditación no es la técnica sino el destino natural porque nuestra mente ya es pura, recordé una reflexión de Felix Rdigez de la Fuente cuando sostenía” que nosotros estamos entre el animal y el hombre ;ese ser equilibrado, caritativo , que no ha llegado aún a la Tierra , el animal ya está terminado, en medio estamos nosotros que añoramos la serenidad infinita del animal y no comprendemos la grandiosidad del hombre futuro. Una posición verdaderamente incómoda ” Esto lo comparto , y pienso que la meditación es el origen para comprender nuestro propio proceso y ascender en esa cadena infinita de eslabones. Jorge , siempre motivando !!! Un abrazo

Responder
Author’s gravatar

Guau Teresa…me has dejado alucinado.
Que gran reflexión, que belleza y que profundo lo que comentas de Felix Rodriguez de la Fuente. Impresionantes palabras de una persona ‘elevada’, sin duda alguna.
Es así, la meditación nos guía en comprender eso que parece que nos empeñamos en no ver y limpia nuestros ojos internos para observarlo todo de una manera m´s clara y sabia.

Gracias Teresa, muchas gracias, me ha encantado!

Responder
Author’s gravatar

Jorge de nuevo muchas gracias por todo. La respiración me cuesta muchísimo y siempre creo que, a veces, los ejercicios no me salen como tendría que hacerlos por la respiración. Pondré en práctica tu buena explicación para aplicarlo, tanto a la meditación como a las asanas. NAMASTE

Responder
Author’s gravatar

La respiración es peliaguda Concha, ¿verdad?
El observarla pausadamente intentando ver todo el ciclo, primero puede modificarla e incluso generarnos un poco de incomodidad, pero luego da paso a una tranquilidad enorme y en el camino de la meditación. Intenta respirar normal en las Asanas, simplemente observa que no este restringida, que vaya lo más natural posible, con eso lo tienes, aunque sé que es complicado guapa.

Un besazo!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *